La intervención en el mercado de divisas es una actuación por parte del Banco Central de un país sobre una divisa para controlar su tipo de cambio respecto a otras divisas con la finalidad de evitar una devaluación excesiva de esa moneda y, por tanto, generar un clima de desconfianza general acerca de la situación de la economía de ese país o zona económica.

Existen otros argumentos para controlar el tipo de cambio como son el control de la inflación, los tipos de interés y el coste de financiación así como favorecer la actividad exportadora y la balanza comercial.

Todas estas intervenciones forman parte de la política monetaria de un país o zona económica y tienen la finalidad principal de garantizar la confianza en el inversor dado que los mercados se mueven por expectativas.

Por ejemplo, en Europa es el el Banco Central es el BCE, quien tiene la potestad de intervenir en el mercado de divisas para controlar las reservas en otras monedas y, en especial, el tipo de cambio del euro frente a otras. Si bien es cierto, que la paridad más controlada es el tipo de cambio EurUsd o EurChf.

Dos ejemplos de intervención en el mercado de divisas

  1. Una de las mayores intervenciones de los últimos años la ha protagonizado Suiza en la paridad EurChf en el umbral de su tipo de cambio óptimo situado en 1,20 a través de la intervención de su Banco Central desde 2011.

Se ha llevado a cabo a través del equilibrio entre la oferta y la demanda comprando y vendiendo francos suizos y manteniendo el tipo de cambio en una franja situada en el nivel de 1,19-1,20 con la finalidad de controlar sus agregados macroeconómicos. El Banco Central sabía la cantidad histórica máxima de oferta y demanda de su tipo de cambio respecto al euro y podía jugar con esta variable para operar en el mercado, manteniendo el equilibrio entre la oferta y la demanda dado que sabía el volumen total de oferta que había en el mercado, ya que se hacían filtros de las posiciones de los inversores y se cubrían éstas en caso de que fueran muy grandes para que no hubiera un desequilibrio importante en el tipo de cambio, para ello, el Banco Central de Suiza tenía grandes reservas de dinero en su bolsa de divisas en estas dos monedas. Por tanto, el Banco Central y los intermediarios financieros adheridos a éste eran quiénes colocaban y descolocaban posiciones en carteras de francos suizos en su paridad con el euro.

EUR CHF

2. Otro ejemplo lo podemos encontrar en Argentina desde el año 2011, provocado como consecuencia de la diferencia del tipo de cambio oficial y el tipo de cambio de la calle o también llamado tipo de cambio blue que provocó una devaluación del peso argentino bastante importante (ver recomendación del autor acerca del cepo cambiario).

Existen, por tanto, diferentes modelos de intervención en el mercado de divisas y todos tienen la finalidad de proteger la moneda nacional dado que pueden hacer disminuir el valor de ésta y favorecer su especulación a la baja.

El redactor recomienda:

Cepo cambiario