La ley de Okun es la relación empírica entre las variables tasa de desempleo y producción de un país. Es un concepto definido en los años 60 por el economista estadounidense Arthur Okun y que tiene gran relevancia en el ámbito económico y financiero.

Según establece la definición de la ley de okun, la relación lineal planteada entre PIB real y tasa de desempleo y sus variaciones porcentuales es necesariamente negativa. A grandes rasgos, este concepto señala que las economías en situación de crecimiento o expansión y una población activa estable tienen que aumentar su número de trabajadores y así hacer crecer su nivel de producción, lo que haría bajar los datos de paro. Por el contrario, en momentos de recesión en la economía bajará la cantidad de trabajadores.

Según los estudios realizados por Okun a mediados del siglo XX en Estados Unidos, por cada variación negativa de la tasa de crecimiento por debajo de la tasa de crecimiento potencial (o PIB real efectivo respecto al PIB potencial), se observaba un aumento en la tasa de paro.

Cabe señalar que la tasa de crecimiento potencial es aquella que tiene lugar dado el crecimiento de su productividad y la acumulación de capital y el crecimiento de la población activa y sin la generación de tensiones inflacionistas. En otras palabras, todos los factores productivos se encuentran plenamente utilizados.

Fórmula de la ley de Okun

Existen diversas maneras de expresar este concepto económico. Aunque la fórmula más extendida para calcular la ley de Okun es teniendo en cuenta la tasa de crecimiento y relacionando producción y desempleo:

ΔY/Y = k – cΔu

Donde Y representa el PIB real o producción, ΔY es la variación del nivel de producción, c es una constante que relaciona las variables desempleo y producción, k es el porcentaje anual de crecimiento de la producción de pleno empleo y Δu corresponde a la variación de la tasa de desempleo.

Ejemplo de la ley de Okun

Como según los datos referentes que Okun estudió inicialmente en el ámbito estadounidense, k es aproximadamente 3% y c un 2%. la fórmula suele presentarse más simplificada:

ΔY/Y = 3 – 2Δu

Por ejemplo, si planteamos un crecimiento del 5%, numéricamente: 4,25 = 3 – 2Δu → Δu = 2/-2 = -1. Por lo que dados estos datos, un crecimiento de producción del 5% se traduce en una reducción de 1% en la tasa de desempleo.

Con el paso de los años y los nuevos estudios económicos se ha observado que la relación que muestra esta ley no es exacta o estable, sino aproximada u orientativa.