El sector secundario de una economía es el conjunto de actividades a través de las cuales las materias primas son transformadas en bienes manufacturados de consumo.

Este concepto suele ir muy ligado al de industria o actividad manufacturera, que produce bienes elaborados o semielaborados a partir de materias primas, mediante procesos de transformación que requieren la utilización de capital y trabajo. Por ello también se le conoce como sector industrial.

Por lo tanto, para llevar a cabo su actividad el sector secundario suele depender del sector primario como suministrador de materias primas y del sector terciario para financiarse y contratar servicios auxiliares.

Actividades del sector secundario

Dentro del sector secundario podemos destacar cuatro principales actividades que engloban la amplia mayoría de las funciones desarrolladas por este sector:

Industria

En el sector secundario se incluyen las actividades manufactureras (ya sea en talleres o en fábricas), y por este motivo también suele denominarse “sector industrial”. Dentro de la industria existen también diferentes ramas, como la ligera (destinada a la producción de bienes de consumo) y la pesada (dedicada a la obtención de bienes de equipo o de capital). Otra clasificación de la industria estaría basada en la división sectorial: se podría hablar así de la industria automovilística, aeronáutica, naval, textil, etc.

Minería

Por otra parte, cabe destacar también que las actividades extractivas de minerales o recursos energéticos, como la minería o la perforación de pozos de petróleo, también forman parte del sector. La minería consiste en localizar, extraer y refinar rocas y minerales del suelo y del subsuelo. Las demás actividades extractivas (como la explotación forestal) forman parte del sector primario.

Construcción

La construcción engloba cualquier tipo de actividad dedicada a formar una estructura, independiente del tamaño, ya sea un puente en un río, una casa o un inmenso túnel de montaña.

Energía

En este punto entran todas las actividades dedicadas a generar electricidad mediante la conversión de una energía primaria.

Ejemplo de actividad que pasa por los sectores primario, secundario y terciario

Como ejemplo podríamos citar el sector del papel, cuya primera fase del proceso productivo se basa en la explotación forestal para obtener madera. Esta actividad formaría parte del sector primario. Una vez obtenida la materia prima, ésta se enviaría a las industrias, donde se le aplicarán una serie de procesos productivos basados en la utilización de capital y trabajo hasta obtener el bien de consumo buscado: el papel. Esta parte del procedimiento se encuadraría, por lo tanto, dentro del sector secundario. Por último, todo el proceso requerirá una serie de servicios (transporte, financiación, asesoramiento legal, representación comercial, etc.) que serán aportados por el sector terciario.