El superávit estructural es el componente del superávit público que tiene que ver con las decisiones tomadas por los responsables y dirigentes o por situaciones estructurales y normales en el día a día económico. Es decir, no está relacionado con factores cíclicos de la vida económica ni con gastos de carácter extraordinario.

Al contrario de lo que ocurre con el superávit cíclico o ajustado cíclicamente, que sí que tiene en cuenta hechos económicos o situaciones de cambios económicos como recesiones, este tipo de superávit se centra más directamente en posibles diferencias entre las magnitudes macroeconómicas de ingresos y gastos públicos ajenas a dicha variabilidad.

Suele señalarse que el componente estructural del déficit responde a una naturaleza constante, ya que surge sin relación con el periodo económico en particular en el que se desarrolle.

Ignorando el efecto de los ciclos comunes en la historia los países diseñan conjuntos de políticas económicas para el largo plazo. En una situación utópica en la que no existiera un componente ciclico, cada nación contaría con una producción real idéntica a su producción potencial o de pleno empleo, siendo su déficit o superávit completamente estructural.

El caso contrario es el déficit estructural.

Importancia del superávit estructural para la economía de un país

La vigilancia y control del déficit y el superávit estructural reside especialmente en que funciona como una herramienta del estado dentro del ámbito de la sostenibilidad económica y el buen funcionamiento de las finanzas públicas. En ese aspecto, sirve también para analizar el manejo que los responsables políticos hacen de sus políticas fiscales y monetarias, ya que si existe déficit habitualmente es de muy necesaria corrección e importancia para una economía. En cambio, si existe superávit estructural significa que las finanzas públicas están siendo sostenibles.

No obstante, es necesario destacar que el estudio y la estimación de qué variables son estructurales o cíclicas para la formación del déficit y superávit público son aún hoy en día discutidas académica y políticamente, lo que convierte al déficit estructural en parte en una magnitud de complicado cálculo e identificación.

Componentes del superávit estructural

  • Superávit discrecional: el cual viene condicionado directamente por las políticas económicas del Gobierno.
  • Superávit tendencial: que por el contrario se origina por situaciones estructurales normales y automáticas, como por ejemplo el crecimiento de la población.