Fintech

La palabra fintech hace referencia a los servicios financieros cuya prestación está ligada a las innovaciones tecnológicas.

El término fintech proviene de dos palabras inglesas: finance (finanzas) y technology (tecnología). La traducción sería algo así como tecnología financiera. Es decir, ofrecer servicios financieros a través de las nuevas tecnologías.

El origen de la palabra fintech

Aunque este vocablo puede parecer relativamente reciente, la verdad es que surgió hace más de 25 años. Según Marc Hochstein, en un artículo escrito en la web American Banker. El término surge a principios de la década de 1990 gracias a un proyecto liderado por Citicorp. Es decir, por la empresa financiera que se conoce hoy como Citigroup.

Sería en la naciente conferencia anual ‘Smart Card Forum’, dónde Citicorp, tratando de superar su mala reputación por resistirse a la colaboración tecnológica con otras empresas, reafirmaría su postura. Pasaron de negarse a colaborar con las nuevas tecnologías a afirmar: “Citicorp está colaborando porque los tiempos han cambiado” diría Catherine Allen, ejecutiva de Citicorp por aquel entonces.

El proyecto que desde aquel momento lideraría la compañía llevaría el nombre original de fintech (Financial Services Technology Consortium). Es en ese preciso instante, y no en otro, cuando nace el término cuyo uso ha sido exponencial en nuestra sociedad y en la industria financiera.

Empresa fintech o servicio fintech

Dado que es un término cuya definición precisa está aún en sus comienzos, se debate ampliamente si fintech es un tipo de empresa, un tipo de servicio o una serie de personas. De ahí que se esté comenzando a utilizar el término plural ‘fintechs’ para hacer referencia a un conjunto de servicios, a una serie de empresas o a las personas que lideran dichas empresas.

A pesar de lo anterior, la evidencia nos muestra que dichas acepciones no son incompatibles. Existen empresas, concretamente start-ups, cuyos servicios son exclusivamente fintech y empresas tradicionales que prestan algunos servicios de tipo fintech. Por tanto, el término hace referencia a una idea abierta. Idea abierta que casa perfectamente con la palabra que aparece en su propia definición: innovación.

Tipos de empresas fintech

A continuación vamos a ver una serie de servicios que aplican innovaciones tecnológicas para prestar servicios financieros:

  • Préstamos y créditos: A través de internet algunas empresas ofrecen servicios de financiación como el crowfunding y el crowlending. En este tipo de servicios se engloban también la concesión de créditos online. Estas últimas conceden o no créditos según la decisión de algoritmos automáticos.
  • Pagos y transferencias: Ya no es necesario acudir a una sucursal bancaria para realizar gestiones de este tipo. Desde un ordenador se pueden realizar pagos y transferencias. Es más, incluso se puede sacar dinero en un cajero sin tarjeta. Tan solo se necesita un aplicación móvil del banco. Muchas empresas fintech de transferencias están agilizando y abaratando el pago de dinero.
  • Inversión: Desde nuevas y avanzadas plataformas de trading, pasando por robots que gestionan patrimonios, hasta asesores financieros personalizados. Algunos servicios de este tipo están atrayendo mucho capital y los fondos de inversión tradicionales ya los ven como una amenaza para el sector.
  • Finanzas personales: A  través de aplicaciones móviles se ofrecen nuevos servicios que hacen intentan que las finanzas personales sean más inteligentes, transparentes y sencillas. Este tipo de servicios ayudan a los usuarios a planificarse, controlar sus gastos y a ahorrar.
  • Divisas: Sobre todo cuando viajamos a países con una moneda diferente necesitamos cambiar nuestra moneda de pago. Este proceso se ha hecho tradicionalmente a través de los bancos. Hoy, gracias al desarrollo de la tecnología podemos cambiar divisas con otros usuarios a través de internet.
  • Cadena de bloques (blockchain): La tecnología gracias a la cual funciona el Bitcoin podría ser el futuro de las transacciones financieras a nivel mundial. Actualmente, para realizar una transferencia se necesita un intermediario. Por ejemplo, un banco. Pero ¿Y si no fueran necesarios los intermediarios? La tecnología blockchain crea un registro público, digital y descentralizado. Este registro es seguro, anónimo y no falsificable.

Causas y consecuencias de la expansión fintech

Las causas, indudablemente tienen que ver con las nuevas posibilidades que nos ofrece la tecnología. La sociedad avanza hacia nuevos horizontes e investiga nuevas formas de desarrollarse.

De hecho, el mundo empresarial, ha tendido a avanzar históricamente en la dirección de la eficiencia. Es decir, conseguir lo mismo o mejor de manera más rápida, barata y transparente. Dicho lo cual, los altos precios de ciertos servicios financieros han sido una causa del desarrollo fintech.

Al mismo tiempo, el desarrollo fintech está teniendo como consecuencia un abaratamiento continuo de los costes de ciertos servicios financieros. Mejoras que se extienden también a la rapidez, transparencia y seguridad.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario