Préstamo sindicado

Lectura: 2 min

Se denomina préstamo sindicado a aquel capital prestado a uno o varios prestatarios por más de un prestamista.

En otras palabras, un préstamo sindicado es aquel que es prestado por una o más entidades financieras, de tal forma que éstas comparten el riesgo de prestar y facilitar dinero a un mismo o varios prestatarios.

Este tipo de préstamos suele ir asociado a grandes empresas, ya que una de las características fundamentales es que se trata de préstamos de gran envergadura, y cuya dimensión no es asumida por capacidad o por decisión de riesgos por una sola entidad financiera, sino que varias entidades se unen para afrontar el crédito. Las características de este tipo de préstamos suelen ser:

  • Son varios prestamistas. Como decíamos, suelen aparecer varias entidades que prestan dinero a un mismo individuo. La palabra sindicado significa agrupación, y es la denominación que obtiene aquellos préstamos en el que hay más de dos agentes, no se trata de una relación 1 a 1. En cualquier caso, siempre suele haber un banco responsable o líder, denominado Banco Agente, que es el encargado de recopilar, negociar y gestionar el préstamos entre el resto de prestamistas y el prestatarios, sirviendo de interlocutor y negociando las clausulas, ya que de otra manera, si el prestatario tuviera que negociar un prestamos por cada parte, no se trataría de un prestamos sindicado, sino un conjunto de préstamos independientes.
  • El prestatario es siempre una persona jurídica, ya sea una sola razón social o todo un grupo empresarial. Este tipo de préstamos no se otorga a particulares ni pequeñas empresas, por lo que la dimensión que alcanza es sólo apta para grandes corporaciones.
  • Grandes importes. Los importes de este tipo de préstamos son elevados debido a que suelen utilizarse como labores de inversión, es decir, captar financiación para afrontar proyectos o compras de otras empresas. También suele utilizarse como medidas de refinanciación cuando una empresa muy endeudada realiza cambios estructurales.
  • Son préstamos a largo plazo y de inversión. Dependiendo de la negociación, suelen tener rentabilidades ligeramente por encima del mercado, ya que las entidades afrontar un gran riesgo de prestar altos volúmenes de dinero, por lo que exigen un interés más alto. Igualmente, son prestamos grandes de los que se necesita tiempo para ser devueltos, por lo que adquieren un matiz de largo plazo.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario