Se denomina base monetaria a toda la masa de dinero legal en circulación junto a las reservas disponibles en el banco central.

De otra forma, la base monetaria es la cantidad total de dinero efectivo en manos del público (E) de un mercado, junto al dinero en reservas, divisa extranjera y metales que está en posesión de los bancos centrales de cada país, y que tienen la categoría de pasivos bancarios.

Base monetaria = E + Pasivos bancarios

La base monetaria está regida por los organismos monetarios debidos, generalmente los bancos centrales o una entidad supranacional que acometa este trabajo (por ejemplo, el Banco Central Europeo), y es la principal vía para establecer un control de la oferta monetaria (mediante la política monetaria) disponible en un momento determinado, y con ello, poder controlar la inflación y otras variables macroeconómicas.

¿Quién la controla y qué tareas tiene?

La base monetaria ha estado siempre controlada por la autoridad monetaria, que es la encargada de sacar o retirar del mercado las monedas y billetes que ella misma emitía, en base a las decisiones de carácter general que tomaba.

Existen dos posibilidades que dependen del estado en que se encuentre la economía en un momento de tiempo determinado.

  • Si la autoridad monetaria considera que debe retirar dinero  de los mercados del país, está llevando a cabo una política restrictiva.
  • Si por el contrario, decide ampliar la oferta monetaria, se trataría de una política expansiva.

Otra tarea de las autoridades monetarias es establecer los ratios y tipos de intereses que suponen una mayor o menor cantidad de dinero legal en el mercado.

La importancia que la base monetaria tiene en la economía deriva del efecto multiplicador de ésta en la economía, es decir, los efectos que tienen en las macro magnitudes (inflación, inversión…) de una contracción o incremento de la masa monetaria. Estos son producidos por la relación de tres agentes, los bancos, bancos centrales y el público (“dinero en la calle”) y la base monetaria, el coeficiente de caja y la relación entre efectivo y depósitos, es decir, en general entre el dinero que está entre el público y las masas monetarias contenidas en los bancos centrales y banca privada, ajeno al mercado.