El Bitcoin es una moneda digital o criptodivisa que pueden utilizarse para intercambiar bienes y servicios como cualquier otra moneda en los lugares donde se acepte. El bitcoin de símbolo ฿ y abreviatura BTC o XBT, es una moneda electrónica libre y descentralizada que permite la transacción directa sin ningún intermediario. También se conoce como Bitcoin la red o el protocolo que sustenta la moneda.

El bitcoin fue creado por Satoshi Nakamoto en el 2009, junto con el software que lo sustenta. A día de hoy sigue siendo un misterio quien está detrás de ese nombre, si una persona o institución.

A pesar de que el bitcoin no exista de manera física, tiene las mismas funciones que el resto del dinero, pero a diferencia de una billete o una moneda no virtual, los bitcoins no tienen un número de serie u otro tipo de mecanismo para poder rastrear a los compradores y vendedores que utilizan esta moneda virtual. Esto hace que sea atractivo para los que quieren o necesitan privacidad en sus transacciones.

A diferencia de cualquier otra divisa, el bitcoin no es dinero fiduciario, es decir, no está respaldado por la confianza de un banco central, por un gobierno o por un material (por ejemplo patrón oro), sino que utilizan un sistema de prueba de trabajo para evitar el doble gasto y se alance un consenso entre todos los nodos que operan en la red. Las transacciones de bitcoins manejan un código abierto para su funcionamiento y no necesitan ningún intermediario para realizar las transacciones, por lo que promete tener menores costes de transacciones Se crean a través de un proceso conocido como minería del bitcoin, que explicamos más abajo.

Conviene recordar que el resto de las divisas (como el dólar, el euro, los pesos o el yen entre otras) sí existen de manera física, pero aun así (en 2016) solo el 8% del dinero que existe en el mundo denominado en esas divisas es dinero físico, el resto es dinero electrónico en los balances de los bancos.

Principios fundamentales del bitcoin

Para evitar los problemas derivdos de una moneda que no esté respaldada por una entidad o un tercero, sino por un sistema de trabajo, el BTC tiene varios principios fundamentales:

  • Límite de 21 millones: La cantidad de unidades nunca podrá exceder los 21 millones de bitcoins.
  • No se puede censurar: Nadie puede prohibir o censurar las transacciones que han sido validadas.
  • Tiene código abierto: El código fuente utilizado por Bitcoin siempre debe ser accesible para todos.
  • Acceso a todos: Todos pueden realizar transacciones en bitcoins sin necesidad de un permiso. Nadie puede impedir la participación en la red.
  • Utiliza seudónimos: No se refleja la identidad real de su propietario y no es necesario identificarse para participar en la red Bitcoin, aunque al contrario que una red anónima, permite la posibilidad de generar una reputación y confianza entre los distintos usuarios.
  • Es fungible: Todas las unidades son intercambiables.
  • Los pagos son irreversibles: Las transacciones que han sido confirmadas no pueden ser modificadas ni eliminadas.

¿Cómo se crean los bitcoins?

El bircoin es una criptodivisa que se crea y distribuye por redes de pares, conocidas comúnmente como P2P (peer to peer), que permiten el intercambio directo de información sin necesidad de servidores fijos. El proceso de generación de BTC es a través de minería (mining) y consiste en resolver problemas matemáticos de alta dificultad gracias a procesadores informáticos.

La persona que resuelve un problema recibe a cambio una recompensa en BTC, este incentivo hace que más personas se sumen a este proceso. Como todo equipo de cada participante de esta estructura está conectado con cada otro a través del sistema P2P y validan cada movimiento en el sistema, cuantos más participantes más seguro es el proceso. Por otro lado, a medida que se van resolviendo los problemas la dificultad de estos aumenta, controlando así la velocidad de generación de BTC.

El bitcoin como ya se ha explicado no está regulado por ningún organismo, sin embargo, está programado de manera que la tasa de generación se reduzca en un 50% cada 4 años hasta llegar a los 21 millones de BTC en circulación. Para que nos hagamos una idea a día de hoy 31 de enero de 2014 el total de BTC en circulación es de 12.296.500 (fuente blockchain.info) y de 12.333.875 (según fuente bitcoin.com) como se aprecia este dato difiere y si recurrimos a una tercera fuente obtendríamos una tercera cifra diferente, por tanto, nos que damos con que existen algo más de 12 millones de bitcoins circulando por la red.

¿Cómo se utilizan los bitcoins?

A llegado la hora de ver como uno puede manejarse con estas monedas que están pero no están. El bitcoin es dinero, tiene ciertas características que lo diferencian de las demás divisas como ya hemos visto, pero como moneda que es, cumple las propiedades del dinero: sirve como unidad contable, medio de intercambio y medio de conservación de valor.
Esta última es la que más polémica está creando entorno al bitcoin por su carácter fluctuante. En este inicio del 2014 se mueve alrededor de los 900USD, habiendo alcanzado la cota de los 1000USD en noviembre de 2013, valor tremendamente alto teniendo en cuenta que empezó el año 2013 a un valor de cotización de 210USD.

Sobre su utilidad de unidad contable poco más o nada hay que añadir. No ocurre lo mismo con sus propiedades para facilitar el intercambio. La aparición del bitcoin supuso la ruptura con que toda transacción de comercio electrónico tuviera que canalizarse a través de bancos u otras entidades financieras de confianza y con las correspondientes tasas por el servicio.

Para empezar a operar con bitcoins sólo hay que seguir tres pasos:

  1. Convertir tu dinero en bitcoins.
  2. Guardarlos en nuestro monedero virtual creado en uno de los muchos servidores gratuitos que existen. Por ejemplo, blockchain. El monedero es una combinación aleatoria de 33 caracteres alfanuméricos parecida a esto: 1VtU9rMsQ47rCqsGAvMtw89TA5XT2dB7f9
  3. ¡Ya puede pagar y cobrar en BTC! Para pagar, solo tendrás que acceder con tu usuario y contraseña a tu monedero electrónico e introducir el código del monedero del destinatario y la cantidad correspondiente. Mientras para cobrar, lo único que te hará falta es facilitar tu código a la persona que deba hacerte el pago.