Los mecanismos de la política monetaria son las herramientas que tienen los bancos centrales para llevar a cabo sus políticas monetarias con el fin de alcanzar unos objetivos macroeconómicos concretos. Los tres principales mecanismos de la política monetaria son:

Cuando se aumenta la oferta de dinero de una economía se provoca principalmente una de estas consecuencias: aumento de precios o crecimiento económico. Puede ser que provoque ambas situaciones a la vez, que estimule el crecimiento económico y aumente los precios. Esto se debe a la teoría cuantitativa del dinero, que podemos ver resumida en esta sencilla fórmula muy utilizada en política monetaria, donde se observa fácilmente como la masa monetaria (oferta de dinero) afecta a los precios (P) y a la renta real o cantidad de bienes y servicios producidos (Yr):

M x V = P x Yr

La “M” representa la masa monetaria, que es lo único que puede controlar el Banco Central, “V” la velocidad a la que circula el dinero en el mercado. También debemos saber que P por Yr es igual al PIB nominal. Un resultado curioso de esta fórmula es observar como el PIB nominal de un país, depende de la cantidad de dinero que haya en una economía multiplicado por la velocidad a la que se mueva ese dinero, es decir, cuanto más rápido se mueva el dinero de unas personas a otras, mayor será la riqueza de un país.

Ejemplo

Imaginemos un país llamado Naranjalandia, en el que los únicos productos que hay son 100 naranjas que valen 2€ cada una. La velocidad a la que circula el dinero hemos descubierto que es 1 y en total hay 200 monedas de un euro (M = 200). Si el Banco Central quisiera que los precios fuesen menores, no tendría más que disminuir el dinero del mercado. Si quiere que los precios sean la mitad, retirará del mercado 100 monedas. Como ahora solo hay 100 monedas, pero sigue habiendo 100 naranjas, cada naranja tendrá que valer 1€.

Antes de la política monetaria restrictiva:  200 x 1 = 2 x 100
Después:        100 x 1 = 1 x 100

Los Precios de los productos han pasado a valer 1€.

En la realidad, el problema de esta política monetaria en concreto, es que puede provocar que también disminuya el volumen de la renta de un país, es decir, que en el país se pasen a producir 90 naranjas en vez de 100.