El Pool Bancario es un informe en donde se detallan todas las fuentes de financiación bancaria con las que cuenta una organización en un determinado período de tiempo.

El pool bancario es un documento (que puede ser un papel o una base de datos) en donde se presenta una lista de todos los bancos que aportan liquidez a una organización y las condiciones en las que se da ese aporte. Es una herramienta fundamental para evaluar la situación financiera de la empresa y el riesgo potencial de adquirir una nueva fuente de financiación.

Para qué sirve el pool bancario

El pool bancario tiene dos funciones principales:

  • Uso interno: sirve como herramienta para que la organización gestione de manera ordenada los costos de su financiamiento y evalúe los riesgos/oportunidades de obtener nuevas fuentes de recursos.
  • Uso externo: para los bancos financieros constituye una valiosa pieza de información para evaluar el riesgo de un potencial cliente y decidir si es conveniente o no otorgarle crédito y bajo qué condiciones. Usualmente, cuando una organización se acerca a un banco a pedir algún medio de financiamiento este le solicita un pool bancario el que coteja con otra información relevante como la que entrega Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE).

Formato y contenido del pool bancario

Debe contener la información de todas las fuentes financieras con las que cuenta la organización, esto incluye:

Cada fuente debe incluir una descripción de al menos:

  • El nombre de la institución que lo otorgó
  • El monto que se concedió
  • El producto financiero de que se trate

También se pueden incluir detalles adicionales como tasas de interés, plazos de pago y otras condiciones.

En cuanto al formato, el pool bancario puede ser un documento escrito o una base de datos (por ejemplo una tabla Excel o en otro formato).

Ejemplo de Pool Bancario

A continuación vemos un ejemplo simple:

Relación entre el pool bancario y el CIRBE

En el caso de España existe la llamada Central de Información de Riesgos del Banco de España  o CIRBE. Se trata de una base de datos (con carácter confidencial) en donde se recopila y controla la información relacionada a préstamos, créditos, avales y otros productos que han vendido las entidades financieras a sus clientes.

El CIRBE pertenece al Banco de España y tiene como función servir como instrumento para la fiscalización del sector bancario así como entregar información para que las entidades bancarias puedan evaluar de mejor manera los riesgos de ofrecer sus servicios a un determinado cliente.

El CIRBE es similar al pool bancario en el sentido de que ofrece información acerca de las fuentes de financiación de una organización. No obstante no siempre coinciden por los siguientes factores:

  • El CIRBE no incluye importes de operaciones nacionales menores a los 6000 euros
  • El CIRBE no incluye operaciones internacionales menores a los 60.000 euros
  • Pueden existir omisiones, errores o desactualizaciones en el pool bancario
  • Pueden existir diferentes formas de contabilización entre el pool bancario y el CIRBE (por ejemplo en la consideración del corto o largo plazo)

De todas formas, teniendo en cuenta lo anterior el CIRBE y el pool bancario deberían ser coherentes. De no ser así, la organización podría enfrentar problemas a la hora de conseguir nuevas fuentes de financiación (los bancos podrían desconfiar de la información entregada).