La fusión de Deutsche Bank y Commerzbank: ¿Problema o solución?

Todo parece apuntar a que dos grandes bancos alemanes como el Deutsche Bank y el Commerzbank unirán sus fuerzas a través de una fusión. Los objetivos de esta operación son: crear un banco más fuerte en capital, alcanzar mejores rentabilidades y reducir costes. No obstante, toda fusión tiene sus inconvenientes, pues puede conllevar la destrucción de puestos de trabajo. Por otra parte, no hay que olvidar que, si un gran banco necesita ser rescatado, exigiría esfuerzos mucho mayores para el estado.

Es conocido que la banca alemana no tiene la eficiencia y la rentabilidad de otras entidades europeas. Los escándalos y los juicios en los que se hallan inmersos ciertos bancos alemanes han lastrado su rentabilidad. En este sentido conviene echar un vistazo al ROE, que es el indicador de rentabilidad financiera. Pues bien, los bancos alemanes tienen una rentabilidad del 5% sobre sus recursos propios frente al 7% de los bancos españoles.

En lo que se refiere a su valor en bolsa, los grandes bancos germanos también se encuentran muy por debajo de colosos como el BBVA o el Banco Santander, con un valor de 35.000 millones de euros y 70.000 millones de euros respectivamente. Frente a ellos, Deutsche Bank cuenta con un valor de 17.000 millones y Commerzbank está valorado en 9.000 millones. Así pues, a través de la fusión entre ambas entidades alemanas, se busca entre otras cosas alcanzar un mayor valor en activos y, por ende, un mayor valor en bolsa.

Reducción de costes, economías de escala y un banco de mayor tamaño

Como es habitual en las fusiones entre dos sociedades, una de las metas es lograr una reducción en costes. Hay quienes calculan que esta unión de fuerzas podría reducir los costes por encima de los 2.000 millones e incluso los más optimistas, como Bloomberg, hablan de 3.000 millones.

Además de reducir costes, la fusión permitirá a ambas entidades eliminar duplicidades, contar con una red de oficinas adecuada a su tamaño real y prescindir de ciertos servicios centrales.

La posibilidad de alcanzar economías de escala es uno de los argumentos más atractivos para una fusión. La digitalización del sector financiero es un nuevo reto que el Deutsche Bank y el Commerzbank podrían abordar más fácilmente uniendo fuerzas. No obstante, conviene recordar que, en el sector bancario, los recursos que se ahorran al reducir plantillas terminan por destinarse a la inversión en la digitalización.

Tampoco hay que olvidar que el tamaño ayuda a la hora de encontrar financiación. Si los bancos de menor tamaño se han encontrado con problemas a la hora de emitir bonos, una entidad de gran envergadura puede permitirse conseguir financiación afrontando menores costes.

Por último, otra de las ventajas sería la creación de un nuevo banco más fuerte. El producto de esta operación daría lugar a una nueva entidad valorada en 27.000 millones de euros. Es más, los partidarios de tan complicada operación defienden que, gracias a la fusión, podrían evitar que el banco cayese en manos extranjeras.

Los riesgos de un banco excesivamente grande

Desde el Banco Central Europeo se ha impulsado la fusión entre bancos para conseguir entidades más rentables y fuertes en capital. Ahora bien, la fusión entre el Deutsche Bank y el Commerzbank ha preocupado a las instituciones europeas porque creen que podría dar lugar a un banco excesivamente grande.

La caída de un banco tan grande como el que podría resultar de la fusión de ambas entidades podría suponer un esfuerzo y un desembolso colosal para los contribuyentes. Por todo ello, un comité de expertos económicos alemanes conocidos como los “cinco sabios” se ha opuesto a esta fusión.

Unir bancos con problemas no es la mejor solución

La experiencia española ha demostrado que fusionar entidades con problemas acaba siendo una mala solución, pues el problema se agrava, tal y como ocurrió en el caso de Bankia. Es por ello que preocupa la fusión de dos grandes bancos alemanes que han atravesado problemas. La crisis financiera obligó al gobierno alemán a adquirir el 15% de las acciones del Commerzbank para recapitalizarlo, mientras que el Deutsche Bank ha tenido que afrontar cuantiosas multas por su implicación en escándalos como “los papeles de Panamá” y el blanqueo de dinero de la denominada “lavandería Troika”.

Consecuencias sobre el empleo

Uno de los efectos más dramáticos de las fusiones es la posible destrucción de empleos. El proceso para eliminar duplicidades y prescindir de servicios centrales termina por provocar recortes en las plantillas. La posible fusión podría causar la pérdida de más de 30.000 puestos de trabajo. De ahí que la fusión haya contado con una fortísima oposición por parte de los sindicatos.

Son muchos los interrogantes que plantea la fusión de bancos tan importantes. Es por ello que debe valorarse adecuadamente el impacto que la fusión puede tener no solo sobre el empleo, sino también sobre el conjunto de la economía. Y es que, en caso de quiebra, el rescate de una gran entidad bancaria siempre supone dolorosos esfuerzos para la ciudadanía.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario