Gestión privada

Lectura: 2 min

La gestión privada es el conjunto de operaciones y procesos que están enfocadas a la administración de los recursos de una entidad privada.

El término de gestión privada hace referencia a la administraciones de recursos de una entidad privada. Aunque teóricamente podríamos indicar en la definición que la gestión privada, al igual que la gestión pública, es la administración ‘eficiente’ de los recursos, no sería del todo correcto.

Una definición debe describir una realidad. Y la realidad es que en algunos casos la gestión privada es eficiente y en otros casos no lo es. Estar de un lado u otro dependerá de las personas que lleven a cabo esas operaciones y procesos.

Objetivos de la gestión privada

Entre los objetivos de la gestión privada se encuentran:

  • Administración eficiente
  • Independencia en la toma de decisiones
  • Aumentar los beneficios (no siempre monetarios)

Es decir, la gestión privada persigue ser eficiente, independiente y aumentar los beneficios. Respecto a este último punto, hemos de destacar que si bien la gestión privada suele estar asociada a un aumento de los beneficios monetario, no siempre es así. Por ejemplo, una fundación o asociación privada puede querer maximizar los beneficios de un colectivo al que ayuda.

Competitividad de la gestión privada

La teoría económica induce a pensar que la competencia aumenta la competitividad. De esto podríamos concluir, en principio, que la gestión privada es más competitiva que la pública.

Dado que la gestión pública, no suele tener competencia, esto induce que la competitividad se reduzca. Al menos desde el punto de vista teórico de eficiencia. Sin embargo, siendo correctos no se puede afirmar que la gestión privada sea más eficiente.

En este sentido, lo correcto sería afirmar que podría ser más probable que la gestión privada sea más eficiente. Mas no siempre es así. No obstante, y en cualquier caso, no todo se basa en la eficiencia. De ahí que algunos sectores sean gestionados por lo público y otros por el privado. Un ejemplo muy claro sería el de la salud. Al ciudadano no le importa que el sector sea eficiente o no monetariamente, lo que quiere es mantenerse con vida.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario