Poder económico

El poder económico es el poder de compra que tienen las personas.

El poder económico es, en términos muy sencillos, el poder de compra que tienen las personas. No obstante, el término se suele utilizar para referirse únicamente a un grupo restringido de personas que cuentan con una importante cantidad de recursos, muy superior al resto de los habitantes de un país. Se trata de los llamados ricos. Estas personas contarían con la capacidad de influir en las decisiones relevantes que se toman para dirigir el rumbo de un país.

El poder económico desde distintas perspectivas

Cuando se aplica el término poder económico, generalmente se considera como algo negativo. Como un privilegio de los más adinerados de poder influir en las decisiones que toma el gobierno en cuanto a la administración de los recursos del país u otras políticas sociales.

Sin perjuicio de lo anterior, también existe una definición positiva del poder económico. Se trata de la capacidad de producir y vender libremente en el mercado. De esta forma, el poder económico no puede lograse por la imposición ni la coerción. Sino, solo a través de la libre interacción de vendedores y compradores. Los compradores entregarían poder a una persona o empresa cuando prefieren comprar sus productos o servicios antes que a otros. En este sentido sería algo positivo, una recompensa por un trabajo o un producto bien hecho que atrae las preferencias de los consumidores.

Origen del poder económico

Puede tener varios orígenes. Uno de ellos, es la recompensa por la venta de productos y servicios que atraen las preferencias de los consumidores en un mercado de libre competencia. No obstante, también podría lograrse a través de monopolios, herencia o favoritismos de parte del gobierno, corrupción o actividades ilícitas, entre otros.

Bajo el modelo económico del capitalismo, aquellos que por algún motivo son capaces de acumular capital y beneficiarse de sus rentas, pueden adquirir poder que sería muy superior a los que no son propietarios del capital.

El poder económico y la política

El poder económico se relaciona con el poder político en la medida que el primero sería capaz de influir en las decisiones políticas a través de pagos directos, decisiones de inversión, financiamiento de campañas, etc.

Los más ricos podrían querer alterar las decisiones políticas con el fin de obtener sus propios beneficios. Así, por ejemplo, empresarios influyentes podrían evitar una regulación más restrictiva en cuanto a las medidas de seguridad en la producción, puesto que estas incrementarían sus costes. Los políticos en tanto, podrían dejarse influenciar a cambio de financiamiento de campañas, la amenaza de reducir inversiones, etc.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario