Sector privado

Lectura: 4 min

El sector privado es el conjunto de individuos u organizaciones cuya titularidad no corresponde al Estado.

Aunque existen diferentes acepciones del concepto, en economía, el sector privado está formado por todos aquellos agentes económicos que no pertenezcan al sector público. De acuerdo con esto, sector público y sector privado son conceptos opuestos.

Asimismo, cabe destacar que cuando hablamos de sector privado no nos estamos refiriendo necesariamente a aquellos agentes económicos cuyas actividades tienen como fin lucrarse. Por ejemplo, una ONG es una organización privada que forma parte del sector privado. De hecho, sus propias siglas lo indican: Organización No Gubernamental.

En definitiva, y antes de adentrarnos en los componentes y características del concepto, el sector privado está formado por todo lo que no sea propiedad del Estado.

Componentes del sector privado

Como hemos dicho, está formado por distintos agentes económicos pero, ¿cuáles son esos agentes económicos? A continuación explicamos los diferentes componentes del sector privado:

  • Familias y hogares: En general, cuando hablamos de familias y hogares, nos estamos refiriendo a los ciudadanos en su conjunto. Conforman un doble papel, ya que por un lado podrían trabajar para el Estado, pero al mismo tiempo toman decisiones de consumo o inversión independientes al mismo. Por ejemplo, toman decisiones sobre vivir de alquiler o contratar una hipoteca, cenar una noche en este o aquel restaurante.
  • Organizaciones privadas con ánimo de lucro: Una empresa privada con ánimo de lucro es aquella empresa cuya titularidad es exclusivamente privada y pretende obtener beneficios de tipo económico con su actividad. Cabe mencionar, en este sentido, la palabra ‘exclusivamente’ ya que una empresa podría ser mixta. Es decir, estar participada por entes privados y, al mismo tiempo, por el Estado.
  • Organizaciones privadas sin ánimo de lucro: Las organizaciones privadas sin ánimo de lucro son aquellas que no pretenden generar beneficio con su actividad y que no son propiedad del Estado. Algunas de estas organizaciones son las fundaciones, ONGs o asociaciones. Por ejemplo, una fundación que investiga contra una determinada enfermedad atrae dinero para conseguir sus fines, pero su objetivo no es lucrarse sino ayudar a las personas que padecen dicha enfermedad.

Hemos hecho referencia a organizaciones ya que la forma jurídica puede cambiar mucho entre unos y otros países. Es decir, puede que las sociedades de responsabilidad limitada tengan diferentes requisitos de constitución entre países. Sin embargo, en esencia, sea cual sea su forma jurídica en prácticamente todos los países podemos diferenciar entre organizaciones con ánimo de lucro u organizaciones sin ánimo de lucro.

Funciones del sector privado

Del mismo modo que el sector público nace y se desarrolla con una intención, el sector privado también lo hace. Así, podríamos indicar que las principales funciones del sector privado son:

  • Promover la atracción de capitales a través de las empresas.
  • Generar puestos de trabajo.
  • Innovar e investigar nuevos métodos o procesos.
  • Satisfacer las necesidades que el Estado no cubre de forma suficiente
  • Producir bienes y servicios para la población
  • Contribuir, mediante los procesos legales correspondientes, a colaborar con el Estado ofreciendo determinados bienes o servicios.

Es importante mencionar que las funciones anteriormente descritas pueden cobrar mayor o menor relevancia según el tipo de sistema económico. Por ejemplo, para una economía socialista o planificada, el sector privado debe reducirse o ser suprimido. Al contrario, en una economía capitalista se acentúa la importancia que el sistema le otorga a lo privado.

Por último, por encontrar un punto intermedio, en las economías mixtas podemos encontrar como el Estado se encarga de una parte y el sector privado del otro. Por ejemplo, existen economías mixtas donde la sanidad y la educación son en su mayoría públicas, mientras que en un sistema capitalista se dejaría en manos del sector privado.

Financiación del sector privado

La financiación del sector privado suele correr a cargo del mismo sector. Así, puede obtener financiación a través de recursos propios o de recursos ajenos. Un ejemplo de recursos propios, podría ser constituir una empresa entre tres socios en los que los tres aportan capital. En contraste, una empresa financiada totalmente con recursos ajenos es una empresa cuyos recursos son prestados o donados por otros entes.

Eso sí, el sector privado podría obtener financiación de parte del sector público. Por ejemplo, vía subvenciones o ayudas. En las economías mixtas los Estados pueden dar cuantías económicas o beneficios fiscales a determinadas empresas con el objetivo de mejorar la eficiencia en la asignación de recursos.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario