Kenneth J. Arrow

Lectura: 4 min

Kenneth J. Arrow (1921-2017) fue un importante economista estadounidense. Obtuvo, junto con John R. Hicks, ganador del Premio Nobel de Economía en 1972.

Alcanzó una gran popularidad gracias a sus contribuciones a la economía del bienestar y a la teoría del equilibrio general. Una de sus tesis más interesante, basada en matemáticas elementales, fue la del teorema de imposibilidad.

Entre las ciencias sociales y las matemáticas

Kenneth J. Arrow nació en Nueva York, el 23 de agosto de 1921, en el seno de una humilde familia judía de origen rumano que se arruinó con la Gran Depresión. Cursó estudios secundarios en la Townsend Harris High School. En 1940 se licenció en la Universidad de Nueva York en Ciencias Sociales. Sin embargo, complementó su formación con estudios de matemáticas, disciplina en la que obtendría una maestría en la Universidad de Columbia.

Con poco más de 20 años, Kenneth Arrow se alistó en el ejército durante cuatro años. Al finalizar su servicio comenzó un curso de posgrado en la Universidad de Columbia. Al mismo tiempo trabajó como investigador asociado en la Cowles Foundation for Research in Economics, como profesor asistente de Economía de la Universidad de Chicago y en el think tank Rand Corporation.

Dejó Chicago para ocupar el puesto de profesor asistente interino de Economía y Estadística en la Universidad de Stanford. En 1951, obtuvo el doctorado en la Universidad de Columbia. Ese mismo año publicó uno de sus artículos más importantes, «Social choice and individual values«.

El Premio Nobel de Kenneth J. Arrow

En los años años 60 colaboró con el gobierno a través del Consejo de Asesores Económicos. y dejó Stanford para puesto de profesor de economía en la Universidad de Harvard. Fue durante esa etapa en la que recibió el Premio Nobel de Economía por su trabajo sobre el teorema de imposibilidad.

Arrow regresó a Stanford, que era el lugar que consideraba su hogar, en 1979. En la Universidad de Stanford se convirtió en profesor de economía y profesor de investigación sobre operaciones. Aunque se retiró en 1991, como miembro de la Comisión Fulbright dio clase de economía en la Universidad de Siena en 1995. También fue miembro de la Pontificia Académica de Ciencias Sociales y del Consejo Científico del Instituto Santa Fe.

A los 95 años falleció en Palo Alto (Californa), el 21 de febrero de 2017, más de 25 años después de abandonar de forma oficial el ámbito académico. Sin embargo, hasta el último momento de su vida se mantuvo vinculado al mundo académico. De hecho, su última aportación fue un trabajo publicado junto con otros colegas en 2016.

Como anécdota, cinco de sus antiguos alumnos se han convertido en ganadores del Premio Nobel: Eric Maskin, John Harsanyi, Michael Spence y Roger Myerson.

Las principales aportaciones de Kenneth J. Arrow

Kenneth Arrow es considerada una de las grandes mentes en materia económica de las últimas décadas. Sus principales aportaciones se centraron en el campo de la teoría de la decisión. De entre todas ellas destacan, especialmente, la teoría de imposibilidad y el análisis del equilibrio general.

El teorema de imposibilidad (o paradoja de Arrow)

Esta teorema, sobre la que trabajó en su tesis doctoral, vio la luz en 1951, cuando publicó «Social choice and individual values». Se reconoce como la base de la teoría de la elección social moderna y puede aplicarse al modo en que se toman decisiones colectivas, tanto políticas y sociales como económicas.

Arrow afirmó que ante tres o más alternativas de elección ningún sistema de decisión permite convertir las preferencias de los individuos en una preferencia global y que, al mismo tiempo, cumpla con unos criterios de racionalidad:

  • Universalidad
  • No imposición
  • Ausencia de dictadura
  • Independencia de las alternativas relevantes
  • Monotonía

Un problema que ya observó el marqués de Condorcet en el siglo XVIII y que recibió el nombre de paradoja de Condorcet o de la votación.

El modelo Arrow-Debreu

Este modelo fue desarrollado por Kenneth Arrow y Gerard Debreu en un artículo de 1954 titulado «Existence of an equilibrium for a competitive economy». Con él se dio respuesta a dos de las más importantes interrogantes de la economía neoclásica: la viabilidad y eficiencia de la economía de mercado.

Afirman los autores que en determinadas circunstancias (convexidad de preferencias, competencia perfecta e independencia de la demanda) se genera un sistema de precios por el cual las ofertas agregadas se igualan a las demandas agregadas para cada bien de la economía. Por tanto, aunque los agentes que participan en el mercado lo hagan de forma independiente, es posible alcanzar una situación de equilibrio económico general.

Estas son algunas de las principales aportaciones de Kenneth Arrow, aunque se interesó por muchos campos, como la econometría, la economía del bienestar, la distribución de los ingresos o la asignación de recursos. En todos ellos destacó como una mente brillante y como uno de los mayores economistas de las segunda mitad del siglo XX.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario