Los ajustes extracontables son una serie de modificaciones que se realizan sobre el resultado contable antes de impuestos para calcular la base imponible del impuesto sobre sociedades.

Sobre esta base imponible se aplica el tipo de gravamen para calcular el impuesto sobre sociedades. Una vez obtenido el impuesto sobre sociedades se puede calcular el resultado después de impuestos. Es decir, los ajustes extracontables hay que aplicarlos antes del cálculo del impuesto sobre sociedades.

¿Por qué existen los ajustes extracontables?

El resultado contable antes de impuestos (o beneficio antes de impuestos) se calcula como diferencia entre ingresos y gastos. Habitualmente tanto los ingresos como los gastos se incluyen para el cálculo del resultado contable y del resultado fiscal (la base imponible del impuesto sobre sociedades).

Sin embargo, esto no siempre es así, las leyes tributarias de cada país pueden establecer dos situaciones extraordinarias:

  1. Gastos fiscalmente no deducibles: que exista un gasto contable que no se incluye dentro del resultado fiscal. Esto es lo que se denomina como . Es decir, se tienen que usar para el cálculo del resultado contable pero no para el cálculo del impuesto sobre beneficios. Por ejemplo: en la Ley española del impuesto sobre sociedades establece las multas como gasto no deducible.
  2. Gasto fiscalmente deducible: que no exista un gasto contable, pero sí un gasto fiscal. En este caso, el gasto no se incluye para calcular el resultado contable pero sí que se incluye para el cálculo del impuesto sobre beneficios. Ejemplo: las amortizaciones aceleradas previstas por la ley española del impuesto sobre sociedades.

Tipos de ajustes extracontables

Estos ajustes pueden ser de dos tipos:

  1. Ajustes positivos: estos ajustes se suman al resultado contable y, por tanto, se obtiene una base imponible del impuesto mayor que el resultado contable. Al ser mayor, el impuesto sobre beneficios también aumentará. Estos ajustes suelen ser de carácter permanente.
  2. Ajustes negativos: estos ajustes se restan al resultado contable y, por tanto, se obtiene una base imponible del impuesto menor que el resultado contable. Al ser menor, el impuesto sobre beneficios también disminuirá. Estos ajustes suelen ser de carácter temporal.

¿Cómo se realizan los ajustes extracontables?

Esquemáticamente los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Obtenemos el resultado contable (ingresos menos gastos)
  2. Determinamos si tenemos ajustes extracontables positivos o negativos.
  3. En función de qué tipo de ajustes tengamos, sumamos o restamos al resultado contable. Así obtenemos la base imponible del impuesto de sociedades.
  4. Obtenemos el impuesto de sociedades a partir de dicha base imponible (siempre que sea positiva).
  5. Calculamos el resultado después de impuestos (resultado contable menos impuesto de sociedades).

La existencia de los ajustes extracontables explica las siguientes situaciones que, a primera vista, podrían parecer contradictorias:

  • Que una empresa presenta un resultado contable positivo (beneficios) y no pague impuesto sobre sociedades. Habitualmente cuando una empresa presenta un resultado positivo va a pagar impuesto sobre sociedades. Sin embargo, el siguiente ejemplo nos muestra que esto no siempre es así: resultado contable de 20, ajustes extracontables de -30, nos da una base imponible negativa (de -10), por lo que no tendrá que pagar impuesto sobre beneficios.
  • Que una empresa presenta un resultado contable positivo (pérdidas) y pague impuesto sobre sociedades. Habitualmente cuando una empresa presenta un resultado negativo no va a pagar impuesto sobre sociedades. Sin embargo, el siguiente ejemplo nos muestra que esto no siempre es así: resultado contable de -20, ajustes extracontables de-30, nos da una base imponible positiva (de 10), por lo que tendrá que pagar impuesto sobre beneficios.