El apalancamiento en derivados se refiere a utilizar mayor capital en una inversión respecto al saldo con el que cuenta para invertir un determinado agente económico.. El apalacamiento es un decisión de inversión y en ningún caso una obligación, por ello, será el inversor quién decida sobre su nivel de apalancamiento de acuerdo al perfil inversor que tenga de mayor o menor riesgo.

Es importante mencionar que hay que controlar el apalancamiento ya que su uso incontrolado puede tener consecuencias catastróficas para la cuenta de inversión de un inversor. El efecto apalancamiento en derivados se produce debido a que para operar en éstos no es necesario desembolsar la totalidad del capital que se desea invertir, sino solamente una parte. Esta parte se conoce con el nombre de garantía y es necesaria para tener derecho a operar sobre el activo financiero en cuestión. Por tanto, por esa misma regla, si un inversor no tiene que desembolsar la totalidad de su capital y sólo una parte, esto le permite utilizar más capital y generar un efecto apalancamiento o un exceso de capital.

Fórmula de cálculo del apalancamiento

La fórmula de cálculo es la siguiente:

Apalancamiento= Volumen nominal de negociación/ Saldo en cuenta

Siendo el volumen nominal de negociación el tamaño del contrato de derivados que se negocie, y el saldo en cuenta, el saldo depositado en la cuenta por parte del inversor para invertir.

Otro concepto muy importante a tener en cuenta es el margin call o la llamada de margen que es una alerta que te advierte acerca del uso del apalancamiento en tu posición.

Su fórmula de cálculo es la siguiente:

Margin Call= Equity/Garantías

Siendo el Equity el saldo en cuenta más/menos el beneficio o pérdida en la posición en cada momento, y las garantías el monto de capital exigido para operar sobre el activo en cuestión.

En caso de que el equity se iguale a las garantías o queden por debajo de ésta, el bróker cerrará automáticamente la orden u órdenes debido a que no existe suficiente capital para cubrir las garantías exigidas. Generalmente, el intermediario financiero cuenta con sistemas de alarmas para informar acerca de esta situación antes de que llegue a ocurrir, con la finalidad que el inversor pueda reaccionar.

Formas de cubrir un margin call

Existen tres formas de cubrir un margin call:

  1. Introducir una operación de signo contrario para hacer un netting de la posición.
  2. Introducir más capital en la cuenta.
  3. No actuar, esperando que el mercado se dé la vuelta y la cuenta consiga salir de la situación de margin call (situación menos recomendable).

Ejemplo de apalancamiento en derivados

Vamos a ver un ejemplo sencillo de apalancamiento en derivados.

Supongamos que un inversor tiene depositados 50.000 en su cuenta de efectivo asociada a la cuenta de mercado. Decide comprar 1 Futuro del Ibex 35 Plus a mercado, ejecutándose la orden en 9.500 puntos. Supongamos que le retienen en garantías 10.000 euros. El volumen nominal de negociación en la posición es de 95.000 multiplicado por 10, dado que es el multiplicador por contrato de futuros del Ibex 35, de esta forma, el volumen de negociación es de 95.000 euros.

Por tanto, el apalancamiento es el siguiente:

Apalancamiento= 95.000/50.000= 1,9

El inversor está utilizando 1.9 veces más de capital que el saldo que tiene en la cuenta. Este ratio se representa como 1:1,9 y es un apalancamiento muy sensato teniendo en cuenta que en mercados no organizados (OTC) el apalancamiento puede llegar a ser de 1:500 (este es un ratio de apalancamiento muy elevado) como por ejemplo en el mercado Forex.