El monopsonio es una estructura de mercado en donde existe un único demandante o comprador. Mientras que pueden existir uno o varios oferentes. Por lo tanto el mercado se considera en competencia imperfecta.

El monopsonio se caracteriza porque ese único demandante del mercado se enfrenta una curva de oferta con pendiente positiva lo que significa que mientras mayor sea la cantidad del producto o servicio que quiera comprar, más alto será el precio que debe ofrecer. De esta forma, el monopsonista es un precio-decisor. En un mercado con muchos compradores en cambio, estos son precio-aceptantes ya que enfrentan una curva de oferta plana y pueden comprar la cantidad que deseen al precio vigente, sin poder influir en él.

El grado en el que el monopsonista puede afectar el precio de mercado depende inversamente de la elasticidad de la oferta. Mientras mayor sea la elasticidad de la oferta, menor será la capacidad que tenga de afectar el precio.

El monopsonio genera ineficiencia en el mercado puesto que la cantidad demandada y el precio se encuentran por debajo del equilibrio en un mercado de competencia perfecta, por lo que se encuentra en competencia imperfecta.

En efecto, el monopsonista se enfrenta con un problema de maximización del beneficio análogo al de monopolista (pero en el lado de la demanda). La curva de demanda de un comprador es su valoración marginal (VM) y tiene pendiente negativa puesta a que a medida que se consumen más unidades, menor es la valoración que se les otorga. La curva de gasto marginal (GM) en tanto, es el costo de adquirir una unidad adicional. En el caso del monopsonista cuando quiere comprar una unidad adicional, deberá aumentar el precio no sólo de esa unidad sino que también de las anteriores. Esto lleva a que su curva de GM se encuentre por encima de la curva de oferta y el punto de equilibrio (donde GM=VM) será en una cantidad y precio menor a la competitiva.

Ejemplo de monopsonio

Un claro ejemplo de monopsonio es la obra pública o la industria de armamento pesado, en ellos existe una situación normal de competencia entre los oferentes (empresas constructoras o fabricantes de tanques), pero solo existe un consumidor (el Estado). También los servicios o bienes públicos, como por ejemplo los trajes de bomberos, solo hay un demandante de trajes de bomberos.

Veamos un ejemplo en el mercado laboral. Suponga que existe un monopsonista que es una empresa aeronáutica y debe decidir cuantos ingenieros especializados debe contratar. La empresa es la única que contrata a este tipo de ingenieros así que enfrenta la totalidad de la curva de oferta. Supongamos que actualmente cuenta con 100 trabajadores a un salario de 5 euros cada uno y decide contratar a un trabajador más. Para hacerlo, deberá aumentar el salario a 6 euros pero no sólo a este último trabajador sino que a todos los anteriores por lo que su GM= 106 (y no 5 euros como sucedería en un mercado competitivo). Esto llevará a que el monopsonista contrate muy pocos trabajadores a un bajo salario.

En la siguiente tabla puedes ver todos los tipos de mercado en competencia imperfecta:

Estructura de mercadoNúmero de oferentes y grado de diferenciación productosGrado de control sobre el precioEjemplo
MonopolioUn solo oferente, no existen productos sustitutosCompletoMonopolio de servicios de agua potable (no regulado)
OligopolioPocos oferentes con productos homogéneos o diferenciadosAlgunoFabricación de Vehículos (diferenciado) o Fabricación de productos químicos (no diferenciado)
Competencia monopolísticaMuchos oferentes con productos diferenciadosAlgunoComida rápida
MonopsonioUn solo demandanteCompletoObra pública
OligopsonioPocos demandantesAlgunoGrandes distribuidoras