Crédito al mercado

El crédito al mercado es un sistema utilizado en las bolsas de valores de España para financiar la transacción de acciones en el mercado bursátil.

El crédito al mercado concede un financiamiento máximo del 75% del total de la inversión requerida. Es decir, el usuario únicamente necesita aportar el 25% del monto de la compra.

Características del crédito al mercado

Entre las características del crédito al mercado destacan:

  • Son financiamientos efectuados por las sociedades de valores y bolsa, bancos, cajas de ahorro, cajas postales y cooperativas de crédito.
  • Las órdenes de compra deben hacerse por un mínimo de 500 títulos del valor financiero que se desee operar, por ejemplo, 500 acciones de la empresa XY.
  • El vencimiento para pagar el financiamiento será el último día hábil del mes, si la operación fue contratada entre el 1 y el 15 del mes. En cambio, si el crédito se adquirió en la segunda quincena, el límite para la amortización será en la última fecha laborable del mes siguiente. Si el crédito se adquirió, por ejemplo, el 10 de enero, la devolución deberá realizarse el 31 de enero.
  • El deudor podrá prorrogar dos veces la amortización de la deuda, por un mes en cada oportunidad.
  • La entidad financiera puede rescindir el contrato ante el incumplimiento de las condiciones económicas, es decir, si no se han aportado las garantías exigidas.
  • La entidad especializada en la operativa del crédito al mercado es RBC DEXIA Investor Services que se encarga de otorgar estos financiamientos para operaciones bursátiles.
  • Es un sistema que se rige por la Orden Ministerial del 25 de marzo de 1991 que regula las operaciones de crédito al mercado.

Ejemplo de crédito al mercado

Podemos observar un ejemplo de compra de acciones financiada mediante este sistema. Supongamos que el usuario adquiere 700 títulos a 20 euros por cada uno. Tiene que aportar el 25% del importe de la transacción.

El préstamo otorgado acumula intereses de 200 euros por el periodo de la operación. Además, las comisiones por la compra y venta ascienden a 40 euros cada una.

Entonces:

  • Valor de la operación: 700*20=14.000 euros
  • Aporte del inversor: 14.000*0,25=3.500 euros
  • Préstamo concedido: 10.500 euros

Si al momento de la cancelar la operación las acciones han subido 10%, el prestatario las vende y sucederá lo siguiente:

  • Valor de adquisición de acciones: 14.000 euros
  • Valor de venta de los títulos: 700*22=15.400 euros
  • Devolución del préstamo: 10.500 euros
  • Diferencia entre el valor de venta y el de compra: 15.400-14.000=1.400 euros.
  • Pago de comisiones: 40+40=80 euros
  • Pago de intereses: 200 euros
  • Beneficio total: 1.400-200-80=1.120 euros

Es decir, la rentabilidad obtenida por la operación es 8% (1.120/ 14.000) y un 32% si tomamos como referencia solo el aporte del inversor (1.120/3.500). Esto es debido al efecto apalancamiento del crédito.

El caso anterior es un caso en el que obtenemos ganancias. No obstante, no debemos olvidar que también podríamos obtener pérdidas. Siguiendo el ejemplo anterior, si las acciones hubieran caído un 10% el resultado hubiera sido justo el contrario. Es decir, hubiésemos perdido dinero.

Este tipo de herramientas están recomendadas para inversores que tienen conocimientos avanzados en materia bursátil.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario