Diferencia entre suspensión de pagos y quiebra

Lectura: 3 min

La diferencia entre la suspensión de pagos y la quiebra es la situación económica de la empresa. Si bien en ambos casos la empresa no puede hacer frente a sus obligaciones (pagos, deudas, etc.), en el primero se trata de una situación temporal mientras que en el segundo la situación es definitiva e irreversible.

Cuando una empresa se encuentra en una situación en la que no puede hacerse cargo de sus pagos o deudas tenemos que distinguir dos casos. Uno, que corresponde a una suspensión de pagos, en donde la situación problemática de la empresa es temporal dado que esta podrá responder a sus obligaciones en el futuro. Otro, que llamamos quiebra en donde la empresa es un proyecto que ha fracasado y no podrá hacer frente a sus obligaciones ni en el presente ni en el futuro.

Las posibles soluciones y las expectativas de los acreedores son muy distintas en cada uno de los casos. A continuación explicaremos más en detalle cada uno de ellos.

Suspensión de pagos

Cuando una empresa se declara en suspensión de pagos estamos en una situación en donde los activos de la empresa superan a sus pasivos (deudas) por lo que la empresa tiene la capacidad potencial de responder por sus deudas. No obstante, por el momento, no cuenta con el dinero en efectivo para poder cancelarlas. Se trata entonces de una situación temporal, la que se resolverá cuando la empresa pueda obtener liquidez.

Veamos un ejemplo, una empresa que distribuye vinos a varios restaurantes entrega la mercancía a sus clientes y estos le deberían pagan en un plazo máximo de 60 días. No obstante, los restaurantes por diversos motivos se atrasan en el pago por lo que la empresa distribuidora tiene muchas facturas por cobrar (activos) pero ninguna liquidez (no tiene dinero en efectivo en caja).

El problema para este distribuidor es que necesita el dinero para poder pagar a sus trabajadores o proveedores (por ejemplo de empaques). Mientras los restaurantes no le paguen, la empresa se declara en suspensión de pagos pero tiene la intención de pagar sus deudas apenas cuente con el dinero.

Declaración de quiebra

Cuando una empresa se declara en quiebra se encuentra en una situación en donde sus activos son menores que sus pasivos. Lo anterior quiere decir que el valor de la empresa no alcanza para poder responder a sus obligaciones de modo que algunas quedarán impagas.

Veamos un ejemplo. Una empresa ha creado un nuevo teléfono móvil, ha invertido fuertemente en maquinaria y diseño pero no ha logrado posicionarse en el mercado. Los teléfonos se acumulan en cajas porque nadie los compra y empiezan a deteriorarse. La empresa no cuenta con facturas por cobrar ni tampoco propiedades. El valor de reventa de las maquinarias no alcanza a cubrir el monto que se adeuda a proveedores y empleados.

Como vemos se trata de una situación definitiva. La empresa no contará con recursos en el futuro porque no ha podido generarlos.

En definitiva, la quiebra es una situación compleja ya que por definición, los recursos no alcanzan para cubrir las deudas. Para poder priorizar el pago a los acreedores generalmente se establece un procedimiento concursal en donde se designa un administrador que se encargará de administrar los recursos disponibles y determinar el orden de pago a los acreedores.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario