Pérdida cambiaria

Una pérdida cambiaria consiste en un gasto extraordinario a consecuencia de una fluctuación del tipo de cambio. Dicha variable es relevante para aquellas empresas e individuos que realizan transacciones en moneda extranjera.

Por ejemplo, supongamos que un banco español otorga un crédito en dólares. Si la divisa estadounidense pierde valor frente al euro, se reducirá el importe del principal del préstamo al convertirlo a la moneda europea. Por lo tanto, se produce una pérdida cambiaria para el prestamista. Esto lo explicaremos mejor con un ejemplo en las siguientes líneas.

Una pérdida cambiaria es lo contrario a una ganancia cambiaria.

Pérdida cambiaria de un acreedor

Las pérdidas cambiarias de un acreedor se generan al subir el tipo de cambio, cuando esta variable es expresada como la cantidad de moneda extranjera necesaria para comprar una unidad de moneda nacional.

Por ejemplo, este sería el caso del Banco XZ -con sede en Portugal- que extendió un financiamiento de US$ 2.000 en febrero. Al aprobar la operación, el tipo de cambio era de US$ 1,1 por euro. Es decir, el valor de la deuda era de € 1.818,18 euros (2.000/1,1) .

Luego de tres meses, cuando vence la primera cuota del crédito, imaginemos que el precio del euro sube a US$ 1,12. Por consiguiente, el valor del principal caerá a € 1.785,71(2.000/1,12), produciéndose una pérdida cambiaria que se calcula de la siguiente manera:

(2.000/1,1)-(2.000/1,12)= –  € 32,47

Dicha pérdida cambiaria del prestamista representaría una ganancia cambiaria para el deudor.

Vale acotar que si expresamos el tipo de cambio como la cantidad de moneda nacional necesaria para comparar una unidad de moneda extranjera, lo explicado anteriormente ocurre a la inversa. En otras palabras, es cuando cae el tipo de cambio que el acreedor sufre una pérdida. Para comprobarlo, usaremos los datos del ejemplo presentado líneas arriba.

Si 1 euro= US$ 1,1 entonces US$ 1 = € 0,9091
Si 1 euro= US$ 1,12 entonces US$ 1 = € 0,8929

Dado que el préstamo es de US$ 2.000, al caer el tipo de cambio de € 0,9091 a € 0,8929, el valor en euros del principal disminuye:

2.000 · (0,8929-0,9091)= – € 32,47.

Pérdida cambiaria proveniente de cuentas a pagar

Las pérdidas cambiarias pueden provenir de cuentas a pagar. Esto, cuando una compañía realiza operaciones en moneda extranjera.

Por ejemplo, supongamos que una empresa peruana consigna una compra a crédito a un proveedor de EE.UU por US$ 1.500. El día de la adquisición, el tipo de cambio es de S/ 3,2 (soles peruanos) por dólar. Entonces, el valor de la transacción sería:

1.500 x 3,2= S/ 4.800

Asumiendo que el Impuesto General a las Ventas o IGV (Equivalente al IVA) es 16%, se registrará el siguiente asiento contable:

DebeHaber
Compras4.800
IGV por pagar*768
Cuentas por pagar5.568

*Los tributos desembolsados se deducirán en la cuenta IGV por pagar, donde se calcula lo que debe cancelarse al fisco.

Posteriormente, el día del pago (que es en una única cuota), consideremos que el tipo de cambio sube a S/ 3,32 por dólar. Por ende, el valor de la deuda en la moneda peruana se incrementa:

1.500 x 3,32= 4.980

Así, se genera una pérdida cambiaria para el prestatario:

4.980-4.800= 180

El asiento contable por el pago sería el siguiente:

DebeHaber
Cuentas por pagar4.800
Pérdida por diferencia en cambio180
Caja/Bancos4.980

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario