Tipos de series temporales

Las series temporales se pueden clasificar según sus características estadísticas en cuatro grandes tipos.

Reconocer, interpretar y saber analizar los grandes tipos de series temporales es esencial para realizar modelos econométricos fiables. Fiables, decimos, a la hora de extraer relaciones entre variables y estimaciones.

Clasificación de las series temporales

La clasificación de las series temporales está resumida en el siguiente gráfico:

Los nombres adoptados (media constante, media no constante, varianza acotada, varianza creciente) son más o menos triviales. Es decir, que aún respondiendo bien a la descripción de la serie temporal no son únicos. Ya que otros autores podrían distinguir entre procesos estocásticos estacionarios y no estacionarios. Estaríamos hablando entonces de otro tipo de clasificación pero válida del mismo modo.

Eso sí, desde el punto de vista didáctico es siempre más simple e intuitivo estudiarlo así que estudiarlo con distribuciones de probabilidad y funciones gaussianas. En conclusión, más importante que los nombres o la etiqueta que se le ponga a los tipos de serie es la representación gráfica e intuitiva de la serie.

Características de cada tipo de serie temporal

Teniendo claro el cuadro resumen anterior, vamos a destacar las principales características de cada tipo de serie temporal. Pero antes, es recomendable dominar los conceptos de media y varianza:

Las características de los principales tipos de series temporales son:

Media constante y varianza acotada o constante

Los rendimientos de los activos financieros en general, suelen ser procesos estocásticos estacionarios. En un lenguaje menos técnico y más sencillo, son procesos con una media constante y una varianza acotada. El gráfico anterior representa el cambio porcentual diario de un activo financiero sin mucha volatilidad.

Media constante y varianza creciente

Las acciones de algunas empresas que presentan volatilidad, las materias primas o incluso el mercado de divisas (FOREX) presentan este tipo de comportamiento. La media es más o menos constante a lo largo del periodo pero se caracterizan por cambios grandes en una u otra dirección.

Media no constante y varianza acotada o constante

El ejemplo anterior bien podría ser la evolución de la tasa de desempleo en una época de fuerte recesión económica que dura varios años. La varianza es constante o acotada, es decir, se mantiene en niveles muy parecidos en todo el periodo pero la media se mantiene creciente. Si en lugar de la tasa de desempleo, hubiésemos escogido la tasa de empleo tendríamos la misma serie pero decreciente. Las características de la serie serían exactamente las mismas.

Media creciente o decreciente y varianza creciente

Un buen ejemplo podría ser un país pobre que se encuentra en desarrollo. Pasado cierto tiempo, su desarrollo comienza a acelerarse debido a los avances tecnológicos y socio culturales. De ahí que la tendencia sea cada vez más pronunciada. También es un comportamiento típico en datos de serie temporal de una burbuja financiera.

Para finalizar cabe destacar que una serie temporal puede ser de dos tipos a la vez. Es decir, durante algunos periodos ser del tipo 1 y durante otros periodos ser del tipo 3. Lo habitual es que dependiendo del fenómeno se clasifique en un tipo u otro. No obstante, hemos de tener en cuenta que tratándose de variables económicas no hay nada seguro.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario