El excedente del consumidor es la diferencia entre la utilidad total que obtenemos de un bien o servicio y su precio de mercado.

El excedente del consumidor surge por la ley de rendimientos decrecientes. Esto significa que la primera unidad que adquirirnos la valoramos altamente pero a medida que vamos adquiriendo unidades adicionales nuestra valoración va cayendo. Sin embargo, el precio que pagamos por cualquier unidad es siempre el mismo: el precio de mercado. De esta manera, disfrutamos de un excedente positivo de las primeras unidades que adquirimos hasta llegar a la última en que el excedente será cero.

En términos gráficos, el excedente del consumidor se mide como el área debajo de la curva de demanda de mercado y por encima de la recta del precio. La curva de demanda mide la cantidad que están dispuestos a pagar los consumidores por cada unidad consumida. Luego, el área total por debajo de la curva de demanda refleja la utilidad total del consumo del bien o servicio. Si se resta a esta área el precio que pagamos por cada unidad, se obtiene el excedente del consumidor.

La otra parte que va desde el excedente del consumidor hasta la curva de oferta se conoce como excedente del productor.

Excedentes del consumidor y productor

Aplicaciones prácticas del excedente del consumidor

El excedente del consumidor se utiliza en análisis costo-beneficio de propuestas regulatorias o de programas de gobierno. Así por ejemplo, la evaluación de un proyecto de construcción de una carretera o la protección de un parque nacional. El proyecto será deseable si los beneficios superan a los costos.

Ejemplo de excedente del consumidor

Veamos un ejemplo, suponga que un turista está caminando por una playa soleada y tiene mucha sed. El primer vaso de agua que compra lo valora en 4 euros. El segundo vaso de agua lo valora en 3 euros porque ya no tiene tanta sed. El tercer vaso lo valora en 2 euros y el cuarto en 1 euro. El precio de mercado de un vaso de agua es 1 euro, de modo que el turista disfruta de un excedente del consumidor de 6 euros, que es la suma de la diferencia entre la valoración de cada vaso de agua y su precio, (4 – 1) + (3-1) + (2-1) +(1-1).