La Tasa natural de desempleo es aquella que representa un nivel de desempleo que no puede ser reducido y que forma parte de lo que se considera normal en una economía. Este nivel suele oscilar entre un 2% y un 5% y forma parte del desempleo estructural de la población.

Tasa natural desempleo: Tasa de paro de equilibrio a largo plazo

La tasa de desempleo se considera natural y alude a este término en cierto modo porque existen trabajadores que cambian de trabajo por aspiraciones profesionales o por la mejora de la calidad de vida, debido a su proximidad al nuevo centro de trabajo y a la lejanía del anterior.

Por tanto, es normal que los trabajadores se muevan entre empresas debido a que el mercado laboral es flexible. Por ejemplo, un trabajador que es ingeniero trabaja para una empresa X, pero otra empresa Y le ofrece unas condiciones económicas mejores, el trabajador decide cambiarse y vivir una nueva etapa. Por tanto, le dan de baja en su trabajo actual y el alta en su nuevo trabajo, de este modo, existe un intervalo de tiempo en el que el trabajador se encuentra en desempleo.

Por otro lado, existen sectores con más movilidad que otros, por ejemplo, el sector financiero o el informático y comunicaciones cuentan con gran movilidad en economías desarrolladas.

Desarrollo de la teoría de la Tasa Natural de Desempleo

La tasa de desempleo puede sufrir variaciones debido a las imperfecciones del mercado de trabajo y se ve afectada por muchas variables macroeconómicas y especialmente microeconómicas, como la demanda agregada, la existencia de ayudas publicas y subsidios de desempleo, la inflación de una economía, los subsidios a la empresas e incentivos fiscales para la contratación, el salario mínimo y todo tipo de ayudas sociales de una economía con un fuerte estado de bienestar.

También influyen regulaciones públicas como la subida de impuestos o cualquier regulación que impidan el buen funcionamiento de mercado de trabajo.

En definitiva, es la tasa de paro de equilibrio en el largo plazo y esta muy relacionada con la NAIRU, que es la tasa de paro no aceleradora de la inflación y se desarrolló a través de la curva de Phillips, dónde existe una correlación negativa entre la tasa de paro y la inflación, teniendo en cuenta el crecimiento salarial de los trabajadores.

Este modelo depende de las expectativas y es muy difícil buscar un equilibrio entre ambas variables, ya que a través del uso de la política monetaria de Phillips se logra aumentar la inflación sin reducir el desempleo. Por otro lado, el economista que recibió un nobel de economía, Joseph E. Stiglitz, dijo que los gobiernos deben de llevar a cabo políticas estructurales que les permitan corregir el desempleo y que la política no se debe centrar tan sólo en la inflación ya que el mercado de trabajo es inestable.