Friedrich August von Hayek (1899-1992) fue un economista, jurista y filósofo vienés de la Escuela Austríaca. Especialmente conocido por recibir el Premio Nobel en 1974, Hayek fue un firme defensor del liberalismo y crítico de la economía planificada y el socialismo.

Apuntes biográficos

Hayek nació en Viena en 1899. Tras luchar en la Primera Guerra Mundial se doctoró en derecho y economía. Fue alumno de Ludwig von Mises, cuyo libro Socialismo le hizo abandonar posturas de izquierda para abrazar el liberalismo. Más tarde consiguió una cátedra en la London School of Economics gracias a Lionel Robbins, otro alumno de Mises. En Londres se embarcó en un constante debate con J.M. Keynes que lo catapultó a la fama.

Más tarde trabajó en la Universidad de Chicago, en la Universidad de Friburgo y en la Universidad de Salzburgo, donde se retiró en 1977. En 1974 recibiría el Premio Nobel de Economía “por su trabajo pionero en la teoría del dinero y las fluctuaciones económicas y sus análisis pioneros de la interdependencia de los fenómenos económicos, sociales e institucionales”.

Tras su retirada se dedicó a viajar difundiendo sus ideas. Moriría en 1992 en Friburgo y sería enterrado en Viena.

Principales aportaciones

La principal aportación de Hayek fue su teoría del ciclo económico. El vienés echa la culpa de los ciclos a la actuación del gobierno, de los bancos centrales concretamente. A través de sus políticas monetarias expansivas, los bancos centrales causan, además de inflación, el aumento de malas inversiones, especialmente en bienes de capital, y la infraproducción de bienes de consumo. Estas políticas generarán la necesidad de un ajuste, que se da en forma de depresiones. Su teoría estuvo especialmente apreciada tras predecir la Gran Depresión, pero fue abandonada con la aparición de la Teoría General de Keynes.

El otro tema recurrente en su obra es la crítica del socialismo y la economía planificada. En este sentido desarrolló el teorema de la imposibilidad del socialismo, planteado anteriormente por Mises. Destaca su aportación en cuanto el papel que cumple la información, y los precios como transmisores de ésta, en el libre mercado, desarrollada en su artículo El Uso del Conocimiento en la Sociedad. A grandes rasgos, Hayek critica que en ausencia de precios los planificadores socialistas no tendrían acceso a la información que estos aportan sobre las preferencias y conocimientos individuales, ya que se trata de información subjetiva, dispersa y difícilmente articulable. También criticó el socialismo en el plano filosófico por su incompatibilidad con la libertad individual.