Cerrar una posición (en bolsa)

Lectura: 3 min

El cerrar una posición (en bolsa) significa realizar una transacción opuesta a otra que ya se efectuó en el pasado sobre un mismo activo financiero.

Antes de cerrar una posición, se sobreentiende que el usuario tomó una posición en la bolsa de valores. Esto implica la compra o venta de un título financiero con el fin de negociarlo nuevamente en el futuro.

Es decir, si el inversionista compró una acción, por ejemplo, para cerrarla tendrá que venderla.

Formas de cerrar una posición (en bolsa)

Las formas de cerrar una posición(en bolsa) son principalmente dos:

  • Vendiendo en una posición larga: El inversionista cierra su posición vendiendo un activo que compró anteriormente. Si el precio subió, obtuvo una ganancia. En cambio, si la cotización cayó, significa que el especulador decidió cerrar su posición asumiendo algunas pérdidas para evitar que sean mayores. Es decir, se deshizo del título antes que valga menos en el mercado.
  • Comprando en una posición corta: En este caso, el inversor vendió inicialmente un activo, esperando que en el futuro sea más barato. Si eso sucede, cerrará su posición recomprando el título y recibiendo un beneficio. De lo contrario, si el precio sube, podría volver a adquirir el instrumento financiero, pero registrando pérdidas.

Cabe mencionar que, cuando el agente toma una posición larga o corta, mientras no venda o recompre el activo en cuestión, respectivamente, significa que mantiene una posición abierta.

Características del cierre de una posición

Las principales características del cierre de una posición son:

  • El cierre puede ser parcial. En otras palabras, si se tomó posición con la adquisición de 100 bonos, se pueden vender 50 y mantener el resto en el portafolio.
  • Siempre se corresponde con una operación que realizó el inversionista en el pasado.
  • El caso de los contratos de derivados es muy particular porque puede cerrarse la posición de distintas formas. Por ejemplo, si nos referimos a una opción, existen tres alternativas:
  1. La expiración del acuerdo sin efecto.
  2. El inversor hace ejercicio de su derecho de compra o venta. Esto puede ocurrir antes del término del contrato si lo permiten los términos del mismo.
  3. El agente anula la posición con una operación opuesta. Por ejemplo, si adquirió una opción call, puede vender otra call con el mismo precio de ejercicio y fecha de vencimiento. Al culminar al plazo del derivado, supongamos que el precio de mercado es menor al pactado. Entonces, se compra y se vende el activo subyacente al mismo tiempo, por el mismo monto. Por lo tanto, no se generan pérdidas.

Una nota importante a este respecto es que en el caso de un CFD se pueden tener dos operaciones contrarias sobre un mismo activo a la misma vez sin que las operaciones se compensen entre sí.

Ejemplo de cerrar una posición

Veamos un ejemplo de cómo cerrar una posición. Imaginemos que un inversionista compra 20 opciones call sobre las acciones de la compañía PSY, pagando una prima de US$ 2 por cada una. Es decir, se han desembolsado US$ 40.

El precio de ejercicio de dichos derivados es de US$ 10 y su vencimiento es en tres meses. Culminado este plazo, la cotización de la empresa subió a US$ 14.

Entonces, el inversionista probablemente cierre su posición comprando las acciones por US$ 200. Así, puede venderlas en el mercado por US$ 280.

La ganancia de la operación se calcularía por la diferencia entre el precio pactado y el de mercado. Además, se resta la prima pagada como observamos a continuación:

Beneficio = 20 x (14-10-2)= US$ 40

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario