Cesión de créditos

Lectura: 3 min

La cesión de créditos consiste en la transferencia de cuentas pendientes por recuperar. Es decir, la entidad que otorgó un financiamiento renuncia a su derecho de cobro en favor de un tercero.

El nuevo acreedor, a cambio de las facultades recibidas, paga una contraprestación al prestamista original. Este se beneficia entonces con un ingreso de liquidez inmediato.

Supongamos que pedimos un préstamo a un banco A. El banco A puede ceder su crédito a otra entidad B. Por tanto, la entidad a la que le pagamos el final es a B.

Partícipes de una cesión de créditos

Los partícipes involucrados en una cesión de crédito son los siguientes:

  • Cedente: Acreedor original del préstamo.
  • Cesionario: Nuevo acreedor que podrá recuperar el financiamiento.
  • Cedido: Deudor del crédito.

Características principales de la cesión de créditos

Las características principales de la cesión de créditos son las siguientes:

  • No es necesario el consentimiento del deudor para realizar la transferencia del préstamo.
  • Es útil cuando una empresa requiere de efectivo en el corto plazo y no puede esperar a recuperar el financiamiento otorgado.
  • Algunas obligaciones no pueden ser cedidas como los derechos de alimentos. Estos deben pagarse únicamente de padres a sus hijos menores.
  • El precio pagado por el cesionario depende del valor presente del financiamiento. Este se calcula utilizando un tipo de interés que refleja el riesgo de la transacción.
  • Si el sujeto cedido es moroso en otras instituciones, por ejemplo, la probabilidad de impago es mayor. Así, se aplicará un descuento con un tipo de interés más alto y el valor presente del préstamo será más bajo. Igualmente sucede cuando la deuda es de muy largo plazo.
  • La transferencia usualmente se formaliza ante un notario. De esa forma, queda registrado el respectivo contrato de cesión créditos. Allí se detallan las responsabilidades asumidas por los partícipes.

Tipos de cesión de créditos

Los tipos de cesión de créditos son dos:

  • Sin recurso: Si el deudor se declara en insolvencia, el cedente quedará exento de toda responsabilidad. Es decir, el nuevo acreedor no puede reclamar al prestamista original por el incumplimiento del prestatario.
  • Con recurso: Si el deudor no devuelve el préstamo en los plazos pactados, el cedente deberá responder ante el cesionario. En otras palabras, existe una responsabilidad solidaria.

Ejemplo de cesión de créditos

Para entender cómo funciona una cesión de créditos, veamos el siguiente ejemplo. Supongamos que una empresa ha vendido una maquinaria por US$ 20.000, venciendo su pago en 90 días (Se ha aplicado un crédito de proveedores).

Casi al instante de concretar la transacción, como la compañía necesita efectivo, decide transferir sus derechos de cobro. De esa forma, acuerda con el banco el reconocimiento de una tasa anual equivalente de 7,5%.

Para calcular la contraprestación al cedente, primero hallamos la tasa de interés trimestral (i):

i = (1+0,075)^(3/12) -1 = 0,0182

Entonces, el pago exigido por el acreedor original será:

20.000/ (1+0,0182) = US$ 19.641,646

Cabe mencionar que también podría aplicarse una comisión bancaria. Suponiendo que esta es solo del 1%, el ingreso neto que recibirá el cedente será:

19.641,646*0,99= US$ 19.445,23

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario