Recapitalización

La recapitalización es una estrategia financiera mediante la cual una empresa reestructura su capital y su deuda, intercambiando deuda por capital o viceversa.

Uno de los principales objetivos de la recapitalización es tener una estructura de capital más estable o salir de una situación financiera complicada. Pero como veremos más adelante existen múltiples objetivos para realizar una recapitalización.

Una de las formas más comunes de recapitalización consiste en modificar la estructura de capital de la empresa trasladando pasivo a recursos propios. Es decir, intercambiando deuda o bonos por acciones. También se hace mediante emisiones de nuevas acciones o emisiones de deuda adicionales. Un ejemplo de lo contrario puede ser eliminar acciones preferentes del capital social y convertirlas en pasivo mediante la emisión de bonos.

Objetivos de una recapitalización

Principales objetivos de una recapitalización:

  • Obtener una estructura de capital más estable.
  • Lograr una mayor solvencia financiera que le permita para pagar las deudas y así salir de una situación financiera complicada.
  • Defenderse de un intento de adquisición hostil por parte de una compañía externa.
  • Minimizar el pago de impuestos. En la mayoría de países los pagos de intereses se pueden deducir en la declaración de impuestos, mientras que los dividendos no. Si la empresa intercambia capital por deuda, puede reducir su factura de impuestos.
  • Nacionalización. El país donde reside la empresa entra en el capital de la misma mediante la emisión de nuevas acciones.
  • Lograr la combinación óptima de deuda-capital para lograr liquidez.
  • Idear estrategia de salida de accionistas (muy habitual para salidas y entradas de fondos venture).
  • Obtener liquidez personal o para el negocio. Los propietarios pueden emitir nuevas acciones para lograr liquidez personal o liquidez para sus negocios. Por ejemplo, tras haber emprendido una empresa el propietario ha obtenido un valor de empresa muy elevado pero no tiene capital personal. Puede emitir nuevas acciones para lograr esa liquidez personal. De esta manera transfiere parte del valor de su negocio a su riqueza personal.
  • En una empresa con múltiples propietarios, los cuales tienen diferentes plazos y objetivos. La empresa puede recapitalizarse para ajustarse a los mismos.

Otras formas de recapitalización

Además de la forma común, existen otras formas de recapitalización. Estas formas de recapitalización son:

  • Recapitalización apalancada: La empresa emite bonos con el objetivo de recaudar dinero para comprar sus propias acciones. Esto permite a los accionistas retener el control de la empresa. Esto puede ser por deseo de los accionistas actuales para salir parcialmente de la inversión, evitar una caída del precio de las acciones, protegerse de una OPA hostil o reequilibrar las posiciones dentro de una sociedad holding, entre otras opciones.
  • Compra apalancada: Es una recapitalización apalancada iniciada por un tercero. En este caso, los accionistas titulares ceden el control al tercero, ya sea de forma amigable o de forma hostil.

Ejemplo de recapitalización

Para poner un ejemplo vamos a simplificar la empresa y su estructura al máximo.

  1. La empresa ASA se funda con un capital social de 100.000 € dividido en 10.000 acciones. Es decir, cada acción tiene un valor nominal de 10 €
  2. Al mes siguiente compra una nave industrial valorada en 200.000 €. Paga por ella 100.000 € al contado y asume una deuda con el vendedor por los 100.000 euros restantes.
En el balance de situación de la empresa ASA podemos ver su actual estructura del capital:
Activo200.000Patrimonio Neto100.000
Nave industrial200.000Capital Social100.000
Tesorería0Pasivo100.000
Deuda comercial100.000

Imaginemos que pasado un tiempo la empresa ASA no consigue poner en marcha el negocio y, por tanto, no puede pagar todo lo que debe. Sin embargo cree que en un futuro el negocio puede funcionar muy bien. Convence al vendedor de la nave de que su negocio será muy próspero y el vendedor accede a intercambiar la deuda por acciones de la empresa.

Para realizar la recapitalización, la empresa realiza una nueva emisión de 10.000 acciones también con valor nominal de 10 €. En ese momento se liquida la deuda de la sociedad y la estructura de la empresa llega a un acuerdo con el que le vendió la nave, por el que le entrega 2.000 acciones de una nueva emisión, también por valor  de 10 €.

Tras la recapitalización la estructura de capital de la empresa queda de la siguiente manera:

Activo200.000Patrimonio Neto200.000
Nave industrial200.000Capital Social200.000
Tesorería0Pasivo0

Vemos como tras la recapitalización, el capital de la empresa ha cambiado, aumentando el capital social y reduciéndose el pasivo. Sin embargo, el activo sigue teniendo la misma composición.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario