En economía, se denomina amortización a la depreciación o disminución de valor de un activo o pasivo.

En términos empresariales, este término puede tener diversas acepciones según a qué objeto se ciña o de qué modalidad. En todos los casos se relaciona el valor de un bien o pasivo con el tiempo o vida útil del mismo, ya que como podemos intuir, todos los bienes van perdiendo valor con el paso del tiempo, por tanto, es una de las formas de cuantificar la pérdida de valor.

Podemos discernir entre tres los siguientes elementos básicos:

  • Vida útil: es el número de años que se va a considerar.
  • Valor residual: es el valor del bien al final de su vida útil.
  • Base de amortización: diferencia entre valor de adquisición y valor residual
  • Tipo: será el criterio empleado a la hora de establecerla (cuota, desgaste..).

En este sentido,  para un activo la amortización (contableserá el disminución o pérdida de valor a lo largo del tiempo, mientras que para un pasivo se refiere a la disminución del crédito, de la deuda.

En los pasivos, la amortización (financiera) se refiere a la capacidad de reintegro de un préstamo, relativo al capital del mismo, no incluyendo los intereses. En un ejemplo práctico, imaginemos un crédito inicial de 1000 euros, con un interés al 5% pagadero mensualmente y en el año 5 y mes 6 llevamos pagado 150 euros del capital y 180 de intereses. La amortización en este caso sería de 150 euros, y el capital pendiente de 850 euros.

Ejemplo práctico para un activo

Imaginemos un coche nuevo de 20.000 euros con una amortización del 20% anual, es decir, 4.000 euros por año. Por tanto, la vida útil son 5 años (1/0.2) y la base de la misma será, por ejemplo, en el año 3 de 12.000 euros.

La amortización puede ser constante, o con otro criterio, por ejemplo, el nº de kilómetros que realice el vehículo o desgaste. La amortización acumulada se refiere a la cantidad de recursos que llevamos amortizados desde origen.

 

Leer diferencia entre amortización contable y financiera.