Las estrategias direccionales son técnicas, utilizadas por los inversores que consisten en tomar posiciones (largas o cortas) a favor de un movimiento de corto o largo plazo de un activo en concreto o del mercado en su conjunto.

Para hacer referencia a las estrategias direccionales, se suele hablar también de estrategias de trading direccional. Cuando se habla de algo direccional, se está haciendo alusión a un camino o a una orientación. De manera que, cuando un trader cree que un activo subirá durante los próximos meses y toma una posición larga, está tomando una posición direccional.

Inversamente, si un gestor cree que un activo caerá durante los próximos días, tomará una posición corta. Esto es, en dirección bajista. En este sentido, al conjunto de estrategias tanto de corto como de largo plazo que se posicionan a favor de un movimiento de mercado (ya sea al alza o la baja) se les considera estrategias direccionales.

Disciplinas que utilizan estrategias direccionales

En esencia, se trata de estrategias que buscan una dirección, al alza o a la baja. Sin embargo, las razones que nos impulsan a operar en una dirección u otra son muy diferentes. Y esas razones dependen del tipo de análisis que estemos realizando:

  • Análisis fundamental: El análisis fundamental opera siempre mediante estrategias direccionales. No importa la tendencia de un mercado, simplemente buscan una posición de largo plazo a favor de su análisis.
  • Análisis técnico: El análisis técnico contiene muchas herramientas que componen estrategias direccionales. Un ejemplo de estrategia direccional, sería una estrategia basada en una media móvil de 30 semanas.
  • Análisis macroeconómico: Mediante el estudio de las principales magnitudes económicas, muchos traders toman posiciones de largo plazo. Por ejemplo, el PIB aumenta y el análisis basado en las proyecciones es positivo a largo plazo. Operar en favor de este análisis constituye una estrategia direccional.
  • Análisis cuantitativo: A través de algoritmos matemáticos se realizan operaciones de corto, medio y, por supuesto, de largo plazo.

Cómo se puede ver hemos hablado de análisis y no de estrategias propiamente dichas. Claro que, estrategias direccionales existen tantas como traders que operan en bolsa. Lo importante de las estrategias direccionales como concepto es entender a qué hacen referencia. Luego, la manera en que se opera dependerá del análisis, de las herramientas y del trader o gestor que opere. Y esta forma de operar estará caracterizada por el tipo de análisis que utilice. Unos tendrán estrategias direccionales basadas en medias móviles y otros en indicadores macroeconómicos o fundamentales.

Tipos de estrategias direccionales

Las estrategias direccionales son estrategias en favor de un movimiento, de una dirección o de una orientación. No se debe confundir estrategia direccional con estrategia tendencial. Las estrategias tendenciales, por su parte, son estrategias a favor de la tendencia dominante. Es decir, las estrategias tendenciales son un tipo de estrategia direccional.

Las razones por las que se parecen, pero no son lo mismo son simples. Existen estrategias direccionales que no son tendenciales. Es decir, una estrategia direccional busca un movimiento, pero no necesariamente a favor de una tendencia. Este sería el caso de los analistas fundamentales. Los analistas fundamentales no se fijan en los gráficos. Analizan, valoran una compañía y si esa compañía tiene un precio sustancialmente diferente al valor que ellos estiman, entonces se posicionan.

Dentro de las estrategias direccionales, si no pretenden operar a favor de tendencia, serán contratendenciales o atendenciales. Todas las estrategias que no pretendan operar en favor de la tendencia principal, independientemente de que sean a corto o a largo plazo, no son estrategias tendenciales. Siguiendo el esquema anterior, podemos dividir las estrategias direccionales en los siguiente subtipos:

  • Tendenciales: Son aquellas estrategias diseñadas para operar en favor de la tendencia dominante. Por ejemplo, operar con un canal Donchian o una media móvil.
  • Atendenciales: Son aquellas que, o no tienen en cuenta el estudio de los gráficos, o bien pretenden operar movimientos laterales. Por ejemplo, los analistas fundamentales no utilizan los gráficos. Así mismo, un trader que opera movimientos laterales vendiendo en resistencia y comprando en soporte, está utilizando una estrategia atendencial.
  • Contratendenciales: Lo forman el conjunto de estrategias que operan en contra de la tendencia. Pueden buscar un cambio de la tendencia principal, o movimientos pequeños en correcciones de la tendencia. Por ejemplo, operar divergencias bajistas de RSI en tendencias alcistas o buscar patrones de agotamiento de tendencia como un doble suelo.

Diferencia entre estrategias  y operaciones

Por último, y como aclaración, en el párrafo anterior se habla de estrategias, no de operaciones. En este sentido, los tipos de estrategias direccionales se definen en términos de lo que “pretenden”.

Por ejemplo, las estrategias basadas en el análisis fundamental son, por definición, atendenciales. ¿Por qué? Porque el analista fundamental no analiza los gráficos. Por tanto, solo establece si el activo está sobrevalorado, infravalorado o justamente valorado. Supongamos que tras realizar el análisis, el analista fundamental abre una operación larga. Supongamos también que la tendencia es alcista. La operación es tendencial porque va a favor de la tendencia, pero la estrategia no es tendencial, es atendencial.

Imaginemos ahora que la tendencia fuera bajista. Al abrir una posición larga, estaría realizando una operación contratendencial. Sin embargo, la estrategia no es contratendencial, es atendencial. La estrategia se define en función de lo que pretende. Otra cosa diferente, y que no se debe confundir, es la definición de la operación.