Cierre contable

El cierre contable es el proceso mediante el cual una empresa obtiene el resultado del ejercicio. Este es el resultado contable y es el que figura en las cuentas anuales de la compañía (en el balance y en la cuenta de pérdidas y ganancias).

Es, por tanto, el resultado que aprueban los socios en la Junta General y que, posteriormente, se distribuye entre dividendos y reservas. Es importante no confundir el resultado contable con el resultado fiscal.

Proceso para obtener el resultado contable: cierre contable

El proceso de cierre contable para obtener el resultado contable se realiza en la fecha del cierre del ejercicio, que habitualmente es el 31 de diciembre. Este proceso consta de varias fases:

  1. En primer lugar, obtenemos la diferencia entre todos los ingresos y gastos obtenidos durante el ejercicio. Aquí se incluyen tanto los ingresos y gastos de la explotación como ingresos y gastos financieros, así como los resultados extraordinarios.
  2. En segundo lugar, realizamos los denominados ajustes contables. Estos ajustes nos permiten obtener los gastos por amortización, por deterioro, regularización de existencias, periodificación de gastos e ingresos, ajustes por revalorización de activos y pasivos y reclasificación de largo a corto plazo.
  3. A partir de los ajustes contables, obtenemos una serie de gastos e ingresos que integraremos en el resultado obtenido en la primera fase. El resultado que obtengamos tras los ajustes contables es el resultado contable antes de impuestos.
  4. Al resultado contable antes de impuesta le restamos el impuesto sobre beneficios o impuesto a las utilidades. El impuesto sobre beneficios lo obtenemos a partir de de la base imponible obtenida en el cierre fiscal.
  5. Una vez restado el impuesto sobre beneficios, obtenemos el resultado contable después de impuestos.  Este es el resultado contable final que figura en las cuentas anuales de la empresa.

Diferencia con el cierre fiscal

El cierre fiscal nos permite obtener la base imponible a partir de la cuál calculamos el impuesto sobre sociedades. Pero esta base imponible no es el mismo concepto que el resultado contable antes de impuestos, que obtenemos en el cierre contable. A continuación mostramos un esquema para entender las diferencias:

  1. Obtenemos el resultado antes de impuestos (cierre contable).
  2. A partir de este resultado realizamos una serie de ajustes extracontables mediante los cuales obtenemos la base imponible (cierre fiscal).
  3. A partir de esa base imponible, calculamos el impuesto sobre sociedades. Este impuesto se restará al resultado contable antes de impuestos (el del punto 1) y obtendremos el resultado contable después de impuestos.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

2 comentarios en “Cierre contable

Deja un comentario