El benchmark es un punto de referencia utilizado para medir el rendimiento de una inversión. Se trata de un indicador financiero utilizado como herramienta de comparación para evaluar el rendimiento de una inversión.

La palabra benchmark proviene del inglés y significa ‘punto de referencia’ o ‘parámetro’. También se utiliza en marketing para tener como referencia un producto o técnica exitosa.

En finanzas, cuando se evalúa el rendimiento de una inversión es importante compararlo con un benchmark, ya que dada la gran variedad de posibilidades de inversión, no es lo mismo comparar el rendimiento de una persona que invierte en bonos, en acciones o en inmuebles. Por ejemplo, para medir el rendimiento de la cartera de un inversor de renta variable española se puede utilizar como benchmark un índice bursátil como el Ibex 35, y así saber si ha obtenido más rentabilidad que este índice, o por el contrario, al inversor le hubiera salido más rentable invertir directamente en el Ibex 35, mediante un derivado financiero, como por ejemplo un ETF.

El benchmark se elegirá dependiendo del mercado al que esté orientada la inversión, el estilo del inversor y los tipos de activo financiero en que se puede invertir, entre otros factores. Se puede incluso utilizar como benchmark una combinación de varios índices, si la inversión está enfocada a varios mercados.

Por ende, el benchmark de un fondo de inversión será el índice de referencia empleado para contrastar el comportamiento de este fondo en comparación con un fondo estándar en un marco de tiempo. De esta manera, se puede determinar si el gestor del fondo ha obtenido rentabilidad gracias a su habilidad de inversión. Al inversor le sirve para saber si le interesa invertir en ese fondo de inversión, o por el contrario, invertir directamente en el benchmark, reduciendo sus costes de gestión.

Funciones de un benchmark

Cada fondo de inversión se basa en un benchmark que se ajusta mejor a sus objetivos. Entre las ventajas o funciones que podemos atribuirle al empleo de esta técnica son:

  • Ayuda al gestor a definir el destino de la inversión, teniendo unas instrucciones claras de en que mercados y tipos de activos invertir.
  • Sirve para que los clientes del fondo de inversión sepan en que se va a invertir.
  • Es muy útil para identificar los riesgos de la inversión.
  • Simplifica la interpretación de los rendimientos.
  • Es una herramienta con la cual el inversor compara y evalúa sus desempeños actuales e históricos.
  • En caso de rendimientos positivos se puede emplear como herramienta de marketing.
  • Demuestra el cumplimiento de estándares y normas financieras.

Propiedades de un buen benchmark

Los benchmark son muy útiles para afrontar la complejidad en la medición de los rendimientos de inversión, pero no todos los benchmark son igual de eficientes. Para poder categorizar las propiedades que convierten a un punto de referencia en un benchmark efectivo, el CFA Institue ha publicado una serie de criterios:

  1. Debe especificarse con antelación: el benchmark que se va a utilizar debe conocerse antes de efectuar ninguna inversión.
  2. Apropiado: debe ser consistente con el estilo del gestor.
  3. Medíble:  su valor y rendimiento puede ser determinado con relativa frecuencia.
  4. No ambiguo: sus componentes deben estar claramente definidos.
  5. Relacionado con el área de conocimiento del gestor.
  6. Aceptabilidad: el gestor debe estar de acuerdo en la utilización de ese benchmark
  7. Invertible: se puede invertir en el benchmark con relativa facilidad.

Tipos de benchmark

Existen muchos tipos de benchmark, los siete tipos más utilizados son:

  1. Benchmark de retorno absoluto: por ejemplo, una rentabilidad del 5% anual. Es una técnica muy simple aunque no se puede utilizar como alternativa de inversión.
  2. Universo de gestores: se utiliza como benchmark la media del rendimiento de todos los gestores de un mercado. Es muy fácil de medir pero no se puede conocer con antelación ni es invertible.
  3. Basado en índices generales: utilizar por ejemplo el Ibex 35. Cumple las propiedades de un buen benchmark.
  4. Según el estilo de los índicesutilizan un estilo concreto de inversión como punto de referencia, como por ejemplo una estrategia de valor en valores de larga capitalización.
  5. Basados en factores o modelosespecifican un conjunto de factores para utilizar como referencia.
  6. Basados en el retorno pasadose construyen mediante un algoritmo que combina los diferentes estilos de inversión que reflejan las inversiones pasadas de un fondo.
  7. Basado en valores personalizadosutiliza para su composición valores concretos del universo de inversión del gestor para construir ese benchmark.