Mercados financierosLos mercados financieros son el mecanismo a través del cual se intercambian activos financieros (como acciones, bonos y futuros) entre agentes económicos y el lugar donde se determinan sus precios (no tiene porqué ser un sitio físico). Su función es la de intermediación entre la gente que ahorra y la gente que necesita financiación, es decir, entre compradores y vendedores.

A esta definición podríamos añadir que los mercados financieros también están formados por las personas que intercambian esos activos, ya que cuando pensamos en un mercado a nadie le viene a la cabeza un lugar vacío. Entonces también podríamos decir que los mercados financieros están formados por todos los inversores que compran y venden esos activos financieros.

Y, ¿Quiénes son esos inversores? Casi todo el mundo. Cuando tus padres ahorran dinero y lo meten en un plan de pensiones están formando parte de los mercados financieros, cuando alguien se compra una casa y pide una hipoteca también está formando parte de los mercados, cuando alguien compra acciones, letras del tesoro, cuando el Gobierno o una empresa emite deuda, etc. Incluso los mercados de materias primas pueden considerarse parte de los mercados financieros siempre y cuando el cliente no sea el consumidor final.

Hay agentes económicos que tienen más poder que otros en los mercados. Una persona que invierte 1.000 millones de euros tendrá más poder de influencia que una persona que invierte 1.000 euros. Si una persona vende enormes cantidades de acciones de un banco, las acciones de este banco probablemente bajarán. Sin embargo, estos movimientos solamente van a tener efectos en el corto plazo. Dado que comparado con la gran amplitud del mercado, la operación de ese inversor se disolverá y hará que el mercado refleje de nuevo un precio eficiente. Existen 6 lecciones sobre la eficiencia del mercado.

Los mercados financieros son un mecanismo para canalizar el ahorro de las familias y empresas a la inversión, de tal manera que las personas que ahorran tengan una buena remuneración por prestar ese dinero y las empresas puedan disponer ahora de ese dinero para realizar inversiones. Los mercados financieros se basan en la ley de la oferta y la demanda, es decir, cuando alguien quiere algo a un precio determinado, solo lo podrá comprar a ese precio si hay otra persona dispuesta a venderle ese algo a dicho precio.

Funciones de los mercados financieros

  • Poner en contacto a todo el mundo que quiera intervenir en él.
  • Ser un mecanismo apropiado para fijar un precio adecuado a cualquier activo.
  • Proporcionar liquidez a los activos.
  • Reducen los plazos y costes de intermediación facilitando una mayor circulación de los activos.

Características de los mercados financieros

  • Amplitud: Un mercado es más amplio cuanto mayor es el volumen de activos que en él se negocian. Si hay muchos inversores en el mercado, se negociarán más activos y por tanto, habrá más amplitud.
  • Transparencia: La facilidad de obtener información sobre el mercado.
  • Libertad: Determinada por la no existencia de barreras tanto para la compra como para la venta.
  • Profundidad: Un mercado es más profundo cuanto mayor es el número de ordenes de compra venta.
  • Flexibilidad: Facilidad para la rápida actuación de los agentes ante la aparición de un deseo de compra o venta.

Si las 5 características se elevan al máximo estaríamos ante lo que se llama un “mercado perfecto”.

Los mercados financieros se mueven según la oferta y la demanda. Por eso los mercados organizan a los compradores y vendedores para que resulte más fácil el intercambio.