La política de inversión de un fondo de inversión está formada por el conjunto de criterios que determinan cuándo, cuánto y dónde invertir.

El hecho de que un fondo invierta en renta fija (bonos), en renta variable (acciones), en materias primas o divisas (forex) no es casualidad. Un fondo de inversión, antes de ofertarse, define su política de inversión. Es decir, informa a los inversores dónde va a invertir.

La política de inversión está recogida en el folleto de un fondo de inversión. Recordemos que el folleto es un documento obligatorio en el que un fondo de inversión debe escribir toda la información relevante relativa al mismo.

Tipos de fondos según política de inversión

Estos son los principales tipos de fondo según esté definida su política de inversión.

  • Fondos de renta fija: Invierten la mayoría de su capital en activos de renta fija. Es decir, en activos como bonos, obligaciones, letras o pagarés. Dentro de estos fondos, existen subtipos como:
    • Fondos monetarios
  • Fondos de renta variable: Invierten la mayoría del capital en activos de renta variable. Por ejemplo, acciones. Se suelen establecer subtipos atendiendo a diferentes aspectos:
    • Zona geográfica
    • Sectores
    • Otras características como el nivel de riesgo
  • Fondo mixto: Es un fondo que invierte tanto en renta fija como en renta variable.
  • Fondos globales: No tienen una política de inversión definida de forma precisa. Estos fondos tienen libertad para invertir en distintos tipos de activos y distintas geografías según consideren los gestores.
  • Fondos garantizados: Este tipo de fondos aseguran al inversor que, como mínimo, recibirá una cantidad preestablecida a vencimiento. Por ejemplo, un fondo que asegure el 100% del capital, con opción de generar un 2% de rentabilidad si ocurre un suceso determinado.
  • Fondos por compartimentos: Son fondos formados por otros subfondos. Por lo que dentro de un mismo fondo, al existir distintos compartimentos, pueden coexistir distintas políticas de inversión.

La importancia de la política de inversión

La política de inversión es un elemento de esencial importancia para el inversor. Entender la política de inversión de un fondo le permitirá obtener una serie de beneficios al inversor. Beneficios, todo sea dicho, que no son únicamente monetarios.

Conocer la política de inversión aporta los siguientes conocimientos con sus subsiguientes beneficios:

  • Riesgo: Cuando un inversor conoce y entiende la política de inversión del fondo en el que invierte conoce también sus riesgos. Cuando una persona conoce los riesgos de una inversión sabe en todo momento, si pérdidas temporales son normales o no.
  • Rentabilidad: De la misma manera, los fondos establecen rentabilidades objetivo. Así, si obtenemos una rentabilidad de un 4% durante un año y la rentabilidad objetivo era un 3%, sabemos que estamos en un buen fondo.
  • Horizonte temporal: Uno de los factores más importantes es conocer el horizonte de temporal. No es lo mismo un fondo garantizado cuyo horizonte temporal puede ser de 1 año, que un fondo value que tendrá un horizonte temporal mucho más largo. Con lo cual, es de vital importancia si queremos conseguir los objetivos de rentabilidad, que mantengamos nuestro dinero el mínimo de tiempo establecido.

Estos tres factores son los más importantes de la política de inversión, aunque podemos encontrar otros como la composición de la cartera o el tipo de producto financiero en el que se invierte. Factores que, por supuesto, nos ayudarán a entender mucho mejor la inversión que estamos realizando. En consecuencia, maximizaremos nuestros beneficios, minimizaremos nuestros riesgos y estaremos mucho más tranquilos.

Ya lo dice Warren Buffett: “Solo invierta en aquello que entienda”.