El análisis fundamental se define como una técnica de inversión que estudia las variables financieras de una empresa o activo con la finalidad de predecir su precio teórico en el futuro.

Para determinar este análisis, se utiliza la mayor información financiera posible de la empresa para tomar una decisión de inversión de forma más sensata. Las variables pueden ser de tipo macroeconómico o microeconómico:

Este método de predicción del valor futuro de un activo o compañía es el más aceptado por la mayoría de profesionales del sector. A su vez, el procedimiento para llevar a cabo este estudio, sigue generalmente, dos estructuras:

  1. Método Top-Down: Analiza la compañía o el activo en cuestión desde el aspecto más general, como puede ser el aspecto macroeconómico, hasta el más particular, como por ejemplo, la financiación de la empresa.
  2. Método Bottom-Up: Consiste en seleccionar empresas que se encuentran con un valor por debajo del valor de mercado.

Como conclusión, podemos decir que  las herramientas que nos aporta el análisis fundamental son principalmente información acerca de los estados financieros y el cálculos de sus ratios financieros, como por ejemplo, la productividad del capital, el margen bruto de explotación, la rentabilidad por dividendo,el ratio de liquidez, el ratio de endeudamiento de una empresa, el ratio precio-beneficio, etc.. técnicas para valorar empresas, previsiones económicas acerca de su entorno y la evaluación general acerca de la salud de la economía.