Flujo de caja por acción (cash flow per share)

El flujo de caja por acción, o cash flow per share, es un ratio que mide la solidez financiera de una empresa. Se usa como referencia de las ganancias que generará un negocio para cada uno de sus accionistas.

La forma más común de obtener el flujo de caja por acción es calculando primero un aproximado del flujo de caja operativo a partir de la cuenta de resultados. Para ello, al beneficio neto de la operación se le suman las amortizaciones y provisiones. Estos gastos no representan un desembolso real de efectivo.

El siguiente paso es restar los dividendos preferentes que recibirán los accionistas mayoritarios de la firma. Finalmente, el resultado se divide entre el número de acciones ordinarias.

De esta forma, tendremos un dato más preciso respecto a la ganancia que percibiría cada persona que invierta, por ejemplo, en uno de los títulos de la compañía listado en la bolsa de valores.

La fórmula del flujo de caja por acción es:

El flujo de caja por acción es un ratio financiero de uso común en el análisis fundamental que mide el flujo de caja que le corresponde a cada acción. Esto sirve para medir la solidez financiera de una empresa. Se usa con el fin de medir los fondos que genera el negocio para cada accionista.

El cash flow de la empresa representa el aumento o la disminución de la caja a lo largo de un ejercicio. Este resulta de sumar al resultado del ejercicio lo restado anteriormente al aplicar el criterio de devengo que en realidad no supone un gasto desembolsado, es decir, un salida real de caja (amortizaciones y depreciaciones de inmovilizados principalmente o provisiones por ejemplo). Por lo tanto este ratio se puede entender como la cantidad real de efectivo que le correspondería a cada acción de la empresa.

Otro método para el flujo de caja por acción

Otro método para aproximarnos al flujo de caja por acción es recopilando las entradas y salidas de dinero que genere la empresa únicamente a través de su actividad económica. Es decir, no se considera, por ejemplo, la depreciación de las maquinarias.

Así, obtenemos el flujo de caja operativo. Posteriormente, como explicamos líneas arriba, restamos los dividendos preferentes y  dividimos entre la cantidad de acciones en circulación.

Este método es más complicado que el anterior. Ello, debido a que implica tener un conocimiento más exacto sobre las operaciones que han producido ingresos y egresos efectivos de dinero.

Utilidad del flujo de caja por acción

La utilidad del flujo de caja por acción es notoria en el ámbito financiero. Para quienes participan del mercado de valores es fundamental contar con una referencia del retorno esperado.

Cuanto mayor sea el resultado del flujo de caja por acción más altas son las expectativas del público respecto a las ganancias que ofrecen los títulos de una empresa.

El flujo de caja por acción es un ratio financiero muy a tener en cuenta a la hora de analizar una empresa. Esto es así porque las empresas utilizan su cash flow para remunerar al accionista bien vía dividendos, bien vía recompra de acciones. A mayor cash flow por acción mayor será la capacidad de la empresa parar remunerar a sus accionistas mediante una de las vías anteriormente comentadas. Por lo tanto, empresas con elevados cash flow por acción tienen mayor atractivo para invertir que las empresas con bajos cash flow por acción.

Ventajas e inconvenientes del ratio cash flow por acción

Entre las principales ventajas del uso de este ratio y la información que aporta encontramos las siguientes:

  • Común aceptación en la comunidad financiera.
  • Fácil interpretación.
  • Dado que al cash flow se le suman las amortizaciones y depreciaciones (sujetas a mucha manipulación) es una medida más real de la capacidad de genera efectivo de la empresa si la comparamos con el resultado del ejercicio.

Aunque como con cualquier ratio, el cash flow por acción también tiene sus limitaciones e inconvenientes. A continuación se exponen algunas de ellas.

  • El cálculo puede llegar a ser complejo (dependiendo la empresa).
  • Distintos métodos de cálculo o ajuste según el analista.
  • Dificultad en la comparación entre empresas de un mismo sector dependiendo de la etapa de madurez que se encuentren.

Ejemplo de cálculo del flujo de caja por acción

Del siguiente cuadro podemos obtener el flujo de caja por acción:

Cuenta de resultadosEjemplo
Ingreso o ventas netas100
Coste directo de los bienes vendidos60
Gastos de administración20
Provisiones y amortizaciones5
Gastos financieros2
Impuesto de sociedades5

Supongamos que el número de acciones en circulación es 40 y que se están mostrando todos los gastos sin excepción. Entonces, el flujo de caja por acción se calcularía de la siguiente manera:

Beneficio neto=100-60-20-5-2-5=8

Flujo de caja por acción= ( 8(beneficio neto) +5 (amortizaciones y provisiones))/40 (acciones ordinarias) =0,325

 

Artículo redactado por Francisco Javier Marco y Guillermo Westreicher.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario