El mercado de capitales es aquel al que acuden los agentes del mercado tanto para financiarse a medio y largo plazo (superior a 18 meses) como para realizar inversiones. Al negociarse activos a más largo plazo que en el mercado monetario, incorpora un mayor riesgo.

Este mercado se caracteriza y diferencia del mercado monetario en dos aspectos:

  • Riesgo: el grado de riesgo de los emisores en el mercado de capitales se extiende a un gran numero de agentes; emisores públicos con garantía del estado, emisores con alto nivel de riesgo, compañías con diferentes calificaciones crediticias o estados con diferentes niveles de riesgo.
  • Liquidez: mientras que los títulos emitidos del mercado monetario eran plenamente líquidos, en los mercados de capitales hay una gran diversidad de liquidez. Desde títulos de fácil colocación en el mercado secundario hasta títulos cuya estrategia habitual sea mantenerlos hasta vencimiento.

Este mercado se divide en:

Mercado de renta fija

En este mercado se negocian títulos de renta fija (bonos, letras, etc), y por tanto su poseedor es un acreedor de la empresa emisora. En los mercados de renta variable el poseedor de una acción está comprando una parte de la compañía. Por tanto, los poseedores de activos de renta fija o de acciones tienen una posición jurídica distinta, y esto se verá reflejado en las obligaciones que cada uno debe afrontar ante un evento crediticio, las diferencias son notables.

Mercado de renta variable

Es el mercado donde se negocian acciones, conocido como la bolsa. Para ello, las empresas que cotizan en bolsa, dividen su capital en partes y a eso es a lo que denominan acciones (participaciones en el capital de la empresa).

Las empresas pueden optar por poner todo o parte de sus acciones (capital) a la venta, normalmente mediante una Oferta Pública de Venta.

Por lo que respecta al mercado de renta variable, un indicador que se utiliza habitualmente para medir la importancia es la capitalización bursátil de los valores negociados en relación con el producto interior bruto (PIB), no obstante los índices bursátiles de cada país es el baremo más usado en este mercado.

Mercado de crédito y derivados

Al mercado de crédito se le suele considerar dentro del mercado de renta fija. En este mercado, tienen lugar aquellas emisiones de bonos realizas por empresas o entidades privadas (ya sean financieras o no). La gestión de este tipo de posiciones se suele realizar cubriendo el componente de riesgo de tipo de interés, a través, de un derivado de tipo de interés (interest rate swap -IRS), y gestionando luego lo que se conoce como spread de crédito (que es el porcentaje o puntos básicos que paga un emisor sobre el EURIBOR o LIBOR que se toman como referencia).

Hay que hacer mención del enorme crecimiento que ha tenido la operativa sobre derivados de crédito en los último años. En el caso de los derivados financiero, en general, al poder intervenir en cualquier mercado, dependiento del tipo de derivado y del activo subyacente, podemos concluir con que está presentes en cualquier mercado.

El redactor recomienda:

Mercado monetario