Marginal

Marginal en economía se refiere al análisis al margen, esto es, al efecto de un cambio pequeño sobre una determinada variable.

Marginal es un concepto clave en economía, nos permite estudiar y encontrar soluciones de problemas económicos con el análisis de los efectos de pequeños cambios en las variables relevantes.

Aplicación del concepto en economía

En economía el análisis marginal es fundamental para la toma de decisiones económicas. Se utiliza en diversos escenarios que incluyen: la maximización de utilidad de los consumidores, la minimización de costes de las empresas, la maximización de la rentabilidad de las inversiones, entre muchos otros.

A continuación vemos algunos conceptos claves que se basan en este análisis (Marginal=Mg):

  • Utilidad Mg: Es la utilidad adicional que obtiene un consumidor cuando consume una unidad más de un bien o servicio. La teoría económica indica que la utilidad marginal es decreciente. Esto es, a medida que el consumidor ha consumido más unidad de un bien o servicio, la utilidad de una unidad adicional es cada vez menor. Por ejemplo, supongamos que tenemos mucha sed. El primer litro de agua nos dará más satisfacción que el segundo litro.
  • Coste Mg de producción: Es el coste de producir una unidad adicional de bien o servicio. Por ejemplo, imaginemos una empresa que produce camisetas en cadena. Si abre la fábrica entera para producir una sola camiseta el coste será muy alto. A medida que aumenta la producción el coste por camiseta se va reduciendo. Esa diferencia, es lo que se considera coste marginal.
  • Rentabilidad Mg: Es el beneficio extra que se consigue el invertir una unidad adicional de capital. Se espera que sea decreciente si el resto de los factores productivos se mantiene constante. Por ejemplo, somos una empresa de electrodomésticos. Queremos publicitar un nuevo producto. Si invertimos 100 euros más en publicidad, ¿qué rentabilidad adicional obtendremos?

Determinación del óptimo en la utilización de recursos

El análisis marginal nos ayuda a determinar el óptimo de la utilización de recursos. A continuación, vemos algunos ejemplos de óptimos:

  • Consumidor: Para saber cuál es el óptimo de su consumo, el consumidor compara la utilidad marginal (UM) de ese bien o servicio con el coste marginal de adquirirlo (CM). En el óptimo UM=CM
  • Producción: Los empresarios deben decidir la cantidad de bienes o servicios que quieren ofertar en el mercado. Para hacerlo producirán hasta el punto en que el ingreso marginal (IM) es igual a su coste marginal (CM).
  • Si se trata de un escenario de competencia perfecta, el IM será el precio de mercado, por lo que punto de equilibrio será Precio=CM.
  • Si se trata de un monopolista, el empresario no toma el precio de mercado como dado por lo que enfrenta una curva de IM y su punto óptimo de producción será donde el IM iguala al precio. En dicho punto óptimo, la cantidad producida es menor y el precio mayor que en un escenario de libre competencia.
  • Inversionista: el óptimo se encuentra cuando el coste marginal iguala a la ganancia marginal de invertir en un proyecto

Marginalismo

Cabe mencionar que a mediados del siglo XIX surgió una corriente de pensamiento económica llamada marginalismo. Su enfoque era el análisis del valor en el margen influenciado por factores como: percepciones, gustos y otras características psicológicas de los agentes. El marginalismo se presentó como una crítica y análisis alternativo a la tendencia de la economía clásica de explicar los fenómenos económicos basada en colectivos o grupos y no en agentes individuales.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario