Condiciones para el crecimiento económico

Las condiciones para el crecimiento económico son una serie de factores económicos, sociales, demográficos y políticos que son necesarios para que un país, unión de países o región pueda crecer económicamente de manera sostenible.

Aunque existen muchas otras medidas, en palabras de Adam Smith “la riqueza de una nación” se suele medir a través del producto interior bruto (PIB). Para que se pueda dar este fenómeno de crecimiento económico se han de dar una serie de condiciones. Estas se podrían considerar como los cimientos necesarios para que se asiente dicho crecimiento económico.

Condiciones para el crecimiento económico

Entre las principales condiciones para el crecimiento económico que deben darse en una economía figuran las siguientes:

Inversión y ahorro

Ambas variables tienen una correlación positiva con el PIB de un país. Para que un país pueda crecer ha de asignar de manera eficiente sus inversiones. Con lo cual, tanto a nivel público como privado estas inversiones han de generar un nivel de productividad por trabajador adecuado y sostenible.

Además, si los niveles de ahorro de un país son insuficientes, este tendrá que atraer inversión extranjera para poder crecer.

Mercados e intermediarios financieros

Estos tienen un papel vital en el crecimiento, permitiendo que los agentes económicos con superávit de recursos presten a los agentes económicos con déficit de los mismos. Los mercados financieros determinan qué oferentes de recursos ofrecen los retornos más atractivos ajustados al riesgo.

De la misma forma, crean y transforman los activos financieros para proveer de liquidez al mercado y para poder trasvasar riesgo de unos agentes a otros. Por último, el poder acumular pequeñas cantidades del excedente de ahorro de muchos agentes, supone que los intermediarios financieros puedan financiar proyectos de mayor envergadura que de otra manera jamás saldrían adelante.

Estabilidad política, las leyes y el derecho de propiedad

La estabilidad política junto a un marco legislativo apropiado y el derecho a la propiedad, tanto física como intelectual, son fundamentales para fomentar y atraer la confianza de los inversores De inversores, tanto públicos como privados.

La incertidumbre económica causada por la inestabilidad política, guerras o casos de corrupción, supone un panorama de incertidumbre que rompe con la confianza de los inversores tanto nacionales como extranjeros. Esto supone una clara reducción del potencial de crecimiento económico.

Inversión en capital humano

La inversión en las habilidades y los trabajadores altamente cualificados ha demostrado ser un complemento innegable a la inversión en bienes de capital. Los países con altas tasas de inversión en educación y salud tienden a presentar mayores tasas de crecimiento económico.

Los impuestos y la regulación

Manteniendo las demás variables constantes, los países con menores tasas impositivas y trabas regulatorias, han demostrado ser países con mayores tasas de crecimiento. Un marco regulatorio favorable para la constitución de nuevas empresas y startups fomenta la actividad emprendedora y contribuye de de forma positiva a la productividad del conjunto de la economía.

Libre comercio y libre circulación de capitales

El libre comercio fomenta el crecimiento económico al aumentar la competencia entre empresas. Esta competencia fomenta la eficiencia productiva de toda la economía vía reducción de costes.

Por otra parte, la libre circulación de capitales reduce el problema comentado anteriormente sobre el ahorro insuficiente de un país. Si los capitales pueden circular libremente, un país con bajos niveles de ahorro puede atraer inversión extranjera. El objetivo es poder seguir acometiendo proyectos de inversión que les permitan seguir creciendo.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario