El mercantilismo es un sistema político y económico que se basa en la idea de que los países son más ricos y prósperos mientras más metales preciosos puedan acumular.

El mercantilismo y sus ideas se desarrollaron en Europa entre los siglos XVI y XVII y la primera mitad del siglo XVIII. Uno de sus pilares fundamentales fue la creencia de que los países que querían mantener una posición relevante en el contexto internacional y desarrollar su poder, debían acumular riqueza (principalmente en la forma de oro y otros metales preciosos).

Influenciado por el colonialismo y la gran cantidad de metales preciosos, materias primas y mano de obra barata que los países invasores pudieron obtener de ellas, el mercantilismo reforzó la idea de la acumulación de riqueza como reflejo de poder.

Auge y decaimiento del mercantilismo

El mercantilismo como corriente de pensamiento económico tuvo su máxima expresión en Francia en el siglo XVI bajo el mandato de Jean Baptiste Colbert, ministro de finanzas de Luis XIV. Durante su mandato, Colbert protegió e impulsó a las empresas agrícolas e industriales de Francia a través de subsidios, créditos y otras facilidades mientras que al mismo tiempo imponía fuertes restricciones a las importaciones.

El mercantilismo comienza a desaparecer a fines del siglo XVIII con el surgimiento de nuevas teorías económicas que tenían un carácter más liberal y se enfocaban en aprovechar las ventajas del comercio. Uno de los críticos más destacados de las ideas mercantilistas fue Adam Smith, quien proponía la idea de que el libre mercado y libre cambio son elementos fundamentales para el desarrollo económico y el aprovechamiento eficiente de los recursos.

Ideas fundamentales del mercantilismo

El mercantilismo se basa en tres ideas fundamentales:

  • La acumulación de riqueza (principalmente metales preciosos) es esencial para el desarrollo económico de un país. A mayor acumulación de riqueza, mayor prosperidad y poder político.
  • El Estado tiene el rol de utilizar e imponer todos los mecanismos que sean necesarios para lograr el objetivo de acumulación de riqueza (controles, restricciones, subsidios, etc.) Su intervención tendrá un carácter proteccionista, incentivando la producción local al mismo tiempo que la protege de la competencia de productores extranjeros.
  • El comercio a nivel global es inalterable. Para que el comercio ayude a la acumulación de riqueza se deben controlar los flujos de entrada y salida de modo de mantener una balanza de pagos positiva (exportaciones superan a las importaciones)

Cómo funciona el mercantilismo

Algunas de las medidas más importantes que se aplicaron para lograr el objetivo del mercantilismo fueron:

  • Prohibición a la exportación de metales preciosos
  • Control de la moneda local
  • Impuestos y restricciones a las importaciones
  • Control de los recursos naturales
  • Subsidios, beneficios y facilidades a los productores locales (principalmente del sector agrario e industrial)
  • Fomentar el crecimiento de la población trabajadora
  • Tender a una mano de obra barata que ayudara al país a ser más competitivo a nivel internacional
  • Privilegios fiscales a las exportaciones y a la producción local

Las principales escuelas mercantilistas

El mercantilismo que dio origen a otras teorías económicas similares como el bullionismo, el colbertismo y el comercialismo:

  • El bullionismo: promulga la acumulación de la riqueza a través de los metales preciosos. Se desarrolló durante los siglos XV y XVI, alcanzando su máximo esplendor en el siglo XVII. Se acabó conciendo como mercantilismo español porque fue el sistema utilizado en la monarquía hispánica durante el Aniguo Régimen.
  • El colbertismo: propone la industrialización de la economía como fuente de riqueza. Es llamado también mercantilismo francés.
  • El comercialismo: propone el comercio exterior como fuente de riqueza También fue conocido como mercantilismo británico.