Una recesión es un decrecimiento de la actividad económica durante un periodo de tiempo. Oficialmente se considera que existe recesión cuando la tasa de variación anual del PIB es negativa durante dos trimestres consecutivos. Antiguamente era conocida de una forma más simple como un período de “vacas flacas”. 

En el siguiente gráfico podemos ver un ejemplo de recesión, con dos trimestres de crecimiento negativo, si el crecimiento negativo continuara se trataría de una recesión económica más alargada en el tiempo. Sin embargo, si el crecimiento negativo se produjera solo durante un trimestre no podríamos considerar oficialmente ese decrecimiento como una recesión económica.

Ejemplo_recesión_económica

Características de las recesiones económicas

Las recesiones se caracterizan por el empeoramiento de la economía durante dos trimestres consecutivos, suelen conllevar una disminución del consumo, de la inversión y de la producción de bienes y servicios, lo cual provoca a su vez que se despidan trabajadores y por tanto, aumente el desempleo. También es muy común que la inflación baje en las recesiones debido a la caída del consumo, pudiendo haber incluso deflación. Cuando durante una recesión hay una alta inflación se denomina estanflación (estancamiento económico más inflación), ocurrida por primera vez en EEUU durante la crisis del petroleo de los años 70. Las recesiones se reflejan claramente en los mercados financieros mediante la caída de los índices bursátiles.

Los años anteriores a una recesión suelen ser años de bonanza económica. Como refleja la teoría de los ciclos económicos, la economía se compone de fases, en las que primero la economía crece y luego decrece. La recesión es la fase en que la economía decrece. Una de las principales causas de la recesión suele ser la superproducción acontecida los años anteriores cuando hay crecimiento económico y el aumento de los precios, principalmente de las materias primas, los índices bursátiles y las viviendas, lo cual lleva a mucha gente a endeudarse aprovechando esa bonanza económica, provocando así que más tarde la ralentización de la economía sea más fuerte y la economía caiga en recesión. Cuando una recesión económica es muy intensa y prolongada en el tiempo se denomina depresión económica.

Keynes dijo que una recesión económica se produce cuando las familias y empresarios pierden la confianza y dejan de invertir, queriendo acumular liquidez. Cuando una persona decide hacer esto no ocurre nada, pero si todo el mundo quiere acumular efectivo, disminuye el gasto y la renta. Lo que en el conjunto de la economía se traduce a quiebra de empresas, tiendas vacías y disminución del crédito entregado por los bancos.

La globalización está provocando que el ritmo de la economía mundial sea cada vez más parecido, produciéndose crecimiento económico o recesión en todo el globo a la vez, como se ha dejado bien claro en la crisis financiera mundial del 2007, en la que casi todos los países del mundo han sufrido una recesión.

636px-2007-2009_World_Financial_Crisis.svg