El ahorro es la parte del capital que reservan y guardan las personas fruto de sus rentas. Es por tanto, el capital que no se consume o se gasta y que se reserva para cubrir una necesidad o contingencia futura e incluso para dar como herencia a tus herederos legales.

El ahorro se convierte en un elemento muy importante de una familia, pero sólo se consigue a través de una buena planificación patrimonial, y en muchos casos es necesario acudir a un asesor financiero. En sociedades capitalistas como las de hoy en día, se hace muy difícil ahorrar debido a la deflación en salarios que han sufrido sus economías tras las crisis.

En muchos de los casos, existen familias que no pueden llegar a fin de mes y que, por tanto, se les hace muy difícil el poder ahorrar. Por otro lado, el ahorro es un elemento cultural, ya que existen países con orientación al ahorro como Japón o países más capitalistas con mayor orientación al consumo como EEUU. La situación ideal es, quizás, una combinación del ahorro y del consumo, ya que sin el consumo se paraliza la actividad económica de un país y puede generar efectos muy negativos que ya conocemos, como el desempleo y la inseguridad ciudadana.

Muchas entidades financieras ofrecen activos de ahorro a largo plazo asociados a renta fija y a renta variable como los planes de pensiones o planes de jubilación, programas de ahorro periódico, algunos de ellos con ventajas fiscales que incentivan su contratación.

Tipos de Ahorro

Existen, principalmente, dos tipos de ahorro:

Ahorro público

Es aquel ahorro que proviene del sector público y de las estructuras del Estado que tiene la finalidad de cubrir provisiones futuras ante posibles situaciones inesperadas que tengan que desembocar en un gasto público importante. Por ejemplo, la quema de un bosque, la rotura de una presa, lluvias muy fuertes que destrozan un pueblo. Además, el ahorro público es muy importante para el estado de bienestar social, por ejemplo, para cubrir la hucha de las pensiones de los jubilados dado que la pirámide poblacional de muchos países es invertida y existe un mayor número de ancianos que de jóvenes que permitan sostener este sistema a través de su trabajo cotizando ala seguridad social.

Ahorro privado

Es el ahorro de las familias. Tal y como hemos comentado, éste tiende a ser menor e incluso nulo, debido a problemas estructurales como el desempleo, la deflación en salarios o la subida de precios de los bienes básicos.

Como conclusión, podemos decir que el ahorro es muy importante y que para que se pueda dar es necesaria una buena planificación económica en base a las posibilidades de cada persona. Por el contrario, es importante mencionar que no es bueno un uso excesivo del crédito ni un endeudamiento excesivo.