La macroeconomía estudia el funcionamiento global de la economía como conjunto integrado, para poder explicar la evolución de los agregados económicos, como por ejemplo, el nivel de precios, el desempleo, la balanza de pagos o el crecimiento económico.

Uno de los principales usos de la macroeconomía es analizar la mejor forma de conseguir los objetivos económicos de un país. La política económica es la herramienta que tienen los gobiernos para alcanzar esos objetivos, como conseguir la estabilidad en los precios, lograr el crecimiento económico, fomentar el empleo y mantener una balanza de pagos sostenible y equilibrada.

Los datos utilizados para el análisis macroeconómico se derivan de la observación y de la estadística. De este modo, si se quiere analizar el comportamiento de los precios desde un punto de vista macroeconómico, se realiza un promedio de todos los precios de los bienes y servicios que conforman la economía de un país o región, obteniendo el nivel general de los precios mencionados. Por otra parte, si se desea estudiar el desempleo, se tendrán que obtener aquellas características comunes a las distintas industrias y definir las medidas que permitirán reducir la tasa de paro a lo largo del conjunto de la economía.

La macroeconomía estudia la ley de oferta y demanda desde un punto de vista agregado, es decir, la oferta agregada de bienes y servicios de un país y la demanda agregada, como el consumo total de un país.

La macroeconomía es una de las ramas en que se divide la teoría económica. La otra es la microeconomía, que analiza el comportamiento económico de las personas, familias y empresas.

Segmentos de la macroeconomía

Bajo este contexto, es importante identificar las cuestiones principales de las que se ocupa la macroeconomía:

  • El crecimiento económico a largo plazo o, en otros términos, el ritmo al que se incrementa la producción de bienes y servicios durante un periodo determinado. Resulta relevante prestar atención a los factores que inciden en la velocidad con la que asciende dicha economía porque así se podrá aumentar el nivel de vida de la población.
  • La productividad: el crecimiento de la economía depende en gran medida de los avances en la productividad generada por su población activa, la cual -la productividad- también estará determinada por el índice de progreso técnico en el que se encuentre.
  • Los ciclos económicos: la macroeconomía analiza las razones por las que la economía experimenta estos movimientos oscilatorios alrededor de una tendencia concreta -y que son inherentes a toda dinámica económica- y sus repercusiones en el PIB.
  • El desempleo: la disciplina de la que estamos tratando también aborda situaciones en las que la tasa de paro puede variar drásticamente de un periodo a otro dentro del mismo país (como se ha observado recientemente en España) o las medidas de política económica que pueden aplicarse para reducir el índice de desempleo.
  • La inflación: determinar los componentes que inciden en el incremento de los precios relativos de los bienes y servicios que se producen en un país -que es lo que se conoce como inflación– y con la consecuente pérdida de bienestar, es otra de las asignaturas propias de la macroeconomía. Igualmente, la deflación, que ocurre cuando los precios se reducen de forma generalizada, ocupa el capítulo siguiente a estudiar.
  • Las cuentas públicas: por término medio, el peso del sector público en las economías europeas se sitúa actualmente en torno al 45%; por tanto, el análisis del comportamiento del estado y su influencia sobre la economía son decisivos. Es más, desde la perspectiva de la macroeconomía, se presta atención especial al estudio del déficit o superávit público y a la evolución de la deuda pública.

Ver todos los términos económicos relacionados con la macroeconomía.