Un bono es un instrumento de deuda, y es una de las principales fuentes de financiación de las grandes empresas y las Administraciones públicas, principalmente de los Gobiernos, que mediante la emisión de bonos materializan la deuda, entregando a sus prestamistas un activo financiero.

Un bono es una parte alícuota de un préstamo. La organización emisora divide el total de la deuda que quiere colocar en pequeñas porciones, llamadas bonos, así cualquier persona le pueda prestar dinero, porque los préstamos son tan grandes que no se los puede conceder un solo agente, y por tanto, dividen “el contrato” del préstamo en muchos pequeños contratos o títulos (los bonos), para que la persona que posea el bono tenga un derecho a que le devuelvan el dinero que ha prestado más un interés. Los bonos pueden ser transferidos en el mercado secundario y por ello varía su precio de cotización. A los propietarios o prestamistas de los bonos se les llama “tenedores” o “bonistas”.

Al comprar un bono estamos haciendo un préstamo. El comprador entrega una cantidad de dinero, llamada capital del bono, a la empresa emisora del bono (empresa que recibe el préstamo). La empresa se compromete a devolvernos en una fecha de vencimiento, previamente establecida, la cantidad que le hemos prestado, más un tipo de interés también previamente establecido. Por eso los bonos se consideran activos de renta fija, ya que independientemente de como le vaya a la empresa nosotros vamos a recibir a final del periodo el interés fijo al cual se ha comprometido la empresa emisora. Aunque a veces tienen tipos de interés variables.

Muchas veces se emiten a descuento, es decir, la empresa emisora se compromete a entregarte en la fecha de vencimiento del bono el 100% del capital nominal, que generalmente son 1000 euros. Y en la fecha de emisión, en la que nosotros entregamos el dinero para la compra del bono, no debemos prestarles el 100% si no un poco menos.

Por ejemplo, si compramos un bono con vencimiento a un año y el tipo de interés anual que nos entregan por la compra del mismo es del 3%, nosotros tendremos que pagar para comprarlo el 97,08% del Nominal del bono (el 100%). Por lo tanto, si el nominal del bono son 1000 euros, nosotros tendremos que pagar en la fecha de emisión 970,8 euros y al cabo de un año ellos nos devolverán 1000 euros.

Riesgo de los bonos

Se suele decir que son una inversión segura, incluso a los bonos de deuda pública muchas veces se les denomina activos sin riesgo. Aunque es cierto que es una de las inversiones más seguras que podemos realizar, hay que distinguir dos tipos de riesgo en los bonos:

Riesgo crediticio: Es la posibilidad de que el emisor del bono no pueda hacerse cargo de la devolución del préstamo.

Riesgo de mercado: Posibilidad de que disminuya el precio del bono ante variaciones en los tipos de interés del mercado.

Tipos de bono

  • Bono ConvertibleSu poseedor tiene la opción de canjearlo por acciones cuando haya una nueva emisión a un precio prefijado. Debido a la posibilidad de esa convertibilidad, el cupón o interés del bono convertible es inferior al que tendría sin la opción de conversión.
  • Bono canjeableEs similar al convertible, pero puede ser canjeado por acciones ya existentes.
  • Bonos de cajaSon títulos emitidos por una empresa, la cual reembolsará el préstamo al vencimiento fijado.
  • Bonos con warrantsTítulos emitidos por una empresa (con elevado capital), que llevan incorporado en el título uno o varios warrants con el fin de bajar el tipo de interés al que se va a someter la sociedad y permite  los tenedores una amortización anticipada del bono o su conversión en aciones.
  • Bono cupón ceroEste tipo de título no paga intereses hasta la fecha de vencimiento, es decir, entrega los intereses junto al importe del préstamo al final. En compensación, su precio es inferior a su valor nominal, es decir, se emite con descuento, lo que otorga una mayor rentabilidad al principal.
  • Bonos con cupones variablesSon títulos que proporcionan sus intereses a un tipo flotante, vinculados a la evolución de un tipo de interés del mercado monetario (euribor, libor…) más un diferencial. Ejemplo: Euribor + 2%.
  • Bonos del EstadoTítulos emitidos por el Tesoro público a medio plazo (2-5 años). Su nominal es de 1.000 euros y el pago de los intereses se realiza anualmente. 
  • Strips: Algunos bonos del Estado son “strippables”, o divididos, es decir, se puede segregar el valor del bono en cada uno de los pagos que se realizan, distinguiendo los pagos de intereses (cupones) y el pago del principal, y negociarlos por separado. Ejemplo: Así de un bono de 5 años podrían obtenerse 6 strips: uno por cada pago de cupón anual, y un sexto por el principal, al cabo de los 5 años.
  • Bonos de deuda perpetuaSon aquellos que nunca devuelven el principal, sino que pagan intereses (cupones) de forma vitalicia. Son los más sensibles a variaciones en el tipo de interés, ya que su cotización depende en su totalidad del tipo de interés.

Para conocer una aplicación más práctica sobre el funcionamiento de los bonos, puede ver como hacer una correcta valoración de un bono.